martes, 23 de octubre de 2012

Solomillo de cerdo marinado

Solomillo de cerdo marinado, con patatas.
Un plato contundente que podemos acompañar de una ensalada para tener una comida completa, y que prepararemos en poco más de 20 minutos, claro está, sin contar el tiempo del marinado (para las cantidades especificadas; a mayor cantidad mayor será el tiempo).

Aunque en esta ocasión está hecho con carne de cerdo podríamos probarlo con una de caza como jabalí o venado de tener la oportunidad de conseguirla. Estas serán probablemente carnes más duras, pero precisamente el marinado está para ablandarlas.
El  sabor de la carne es intenso al comerlo, aunque ello dependerá de los ingredientes y cantidades de los mismos con que la marinemos, así que para aquellos que vayan buscando un sabor más suave pueden, por ejemplo, reducir o eliminar el ajo, la cayena...
Unas patatas cocidas en este caso hacen de guarnición, menos grasientas que si fuesen fritas; tampoco irían mal asadas.

Ingredientes:
Nº raciones: 1
  1. 1 solomillo de cerdo de unos 200 gr
  2. 1 buen chorro de AOVE
  3. 1 vaso de vino blanco
  4. 1 ó 2 dientes de ajo (al gusto)
  5. 1 cucharilla de café (cc) orégano
  6. 1 cc perejil picado
  7. 1 pizca cayena molida
  8. 2 cc pimentón dulce (si tenemos pimentón picante no usaremos la cayena)
  9. sal
  10. pimienta
  11. 1 patata mediana

Elaboración:
El día antes preparamos el marinado, lo cual no nos llevará más de 10 minutos. Eliminamos con un cuchillo afilado posibles restos de grasa del solomillo y lo cortamos en dados menudos, en torno a 2 cm de tamaño.
En un cuenco echamos la carne y le añadimos el orégano, perejil, cayena, pimentón, sal, pimienta, el ajo machacado, el AOVE y finalmente el vino; mezclamos bien, lo tapamos y refrigeramos al menos 24 horas.
En el momento en que vayamos a cocinar el plato pelamos la patata y cortamos en cachelos no demasiado grandes. La cocemos en agua con sal hasta estar tierna, pero sin deshacerse; la reservamos.
Por otro lado, en una sartén calentamos un chorro de aceite y a fuego vivo echamos la carne escurrida del marinado. La salteamos hasta dorar por toda la superficie, pero sin llegar a cocinarse por dentro.
Añadimos el jugo del marinado, que habremos reservado, y terminamos de cocinar la carne durante unos minutos más, hasta estar tierna.
Retiramos el solomillo de la sartén y continuamos cocinando el jugo para reducirlo y espesar la salsa.
Finalmente emplatamos la carne y la regamos con el jugo, acompañamos en el plato con las patatas cocidas y servimos.
Acompañado el plato de una ensalada y un vaso de buen vino tinto, una comida de primera.

No hay comentarios :