lunes, 5 de noviembre de 2012

Magdalenas de chocolate y miel

Una receta que no tenía pensado subir, pero en vista del éxito que parecen haber tenido me he animado a hacerlo; normalmente busco o encuentro recetas que me llaman la atención, las hago y si me gusta el resultado las vuelvo a preparar pensando en guardarlas en mi recetario particular y tal vez subirlas al blog, así que anoto las cantidades empleadas, proceso de elaboración, técnicas y tiempos de cocción empleados, un emplatado un poco más curioso, sesión de fotos...

Me decidí a hacer algo para tomar antes de una marcha en bici, pues me habían insinuado el último día los amigos que podía preparar algún bizcocho, a poder ser de chocolate; dicho y hecho, un poco de tiempo para decidir qué hacer y buscar una receta; encontré unas bizcochadas en la web de LAS RECETAS DE MAMÁ, adapté las cantidades a mis necesidades, intercambié ingredientes, reajusté las temperaturas y tiempo de horno y manos a la obra.
Al final, el día de la marcha salió lluvioso y ni siquiera fuimos a hacerla, lo que al final resultó ser mejor, pues quedamos para tomar un café por la tarde acompañado de las magdalenas. Y eso precisamente ha hecho a este dulce más especial, degustarlo en buena compañía, lo cual en mi caso no es lo habitual.

Ingredientes:
Nº raciones: 22 magdalenas.
  1. 2 huevos
  2. 150 gr. de harina de repostería
  3. 50 gr. de cacao puro en polvo
  4. 100 gr. de miel de tomillo
  5. 60 gr. de azúcar
  6. 125 ml. de leche
  7. 125 ml. de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  8. ralladura de 1/2 limón
  9. 1/3 de sobre de levadura Royal

Elaboración:
Comenzamos separando las yemas y claras de los huevos y montamos las últimas a punto de nieve con unas varillas metálicas.
Cuando las vayamos teniendo a medio montar vamos añadiendo los 60 gr. de azúcar poco a poco, batiendo hasta conseguir un punto de nieve firme; para saber cuando lo tenemos vemos que se forman picos que mantienen la forma y al voltear el bol el merengue no se cae. Lo reservamos.
En el bol donde tenemos las yemas añadimos la miel y la ralladura de limón y batimos, igualmente ayudados de las varillas eléctricas para facilitarnos el trabajo; cuando tengamos un batido esponjoso agregamos la leche y el AOVE y volvemos a mezclar.
Añadimos la harina, el cacao en polvo y la levadura y mezclamos, ahora con unas varillas de mano para no llenar toda la cocina de harina en suspensión, hasta tener una masa homogénea, sin grumos.
Finalmente añadimos al batido el merengue; lo haremos de tres veces, mezclando con movimientos suaves y envolventes de abajo hacia arriba para que no pierda mucha consistencia, pues es el aire del merengue el que ayudará a que el resultado final sean una magdalenas muy esponjosas. A medida que tenemos bien mezclados merengue y batido vamos añadiendo más.
En una bandeja de horno colocamos las tulipas de las magdalenas y las rellenamos sólo hasta la mitad, pues hay que tener en cuenta que subirán al hornearse y si nos pasamos se nos desbordará la masa.
Con el horno bien caliente, calor arriba y abajo, introducimos la bandeja a media altura y horneamos 11 miutos a 200ºC. Parece poco tiempo, lo justo para que suba la masa y comience a secarse la superficie queriendo aparecer las primeras grietas en la superficie; apagamos el horno y dejamos reposar unos minutos dentro del mismo con la puerta entreabierta para evitar que un cambio brusco de temperatura haga bajar la masa.
Las sacamos del horno y dejamos enfriar completamente. Al servirlas podemos espolvorear la superficie con un poco de azúcar glas.
El resultado es espectacular, unas magdalenas súper esponjosas y con un sabor intenso a chocolate que casi se deshacen en la boca. Probad a hacerlas, son fáciles y no requieren mucho tiempo de elaboración.


No hay comentarios :