martes, 26 de marzo de 2013

Coliflor a la plancha

Coliflor a la plancha.
Es increíble cómo van cambiando los gustos con el paso del tiempo, y cómo sabores que antaño me resultaban insoportables ahora casi los voy buscando. Aunque también hay que decir que con la forma de cocinar esta coliflor ni se impregna la casa de ese aroma profundo que parece que no se irá en la vida ni resulta un bocado excesivamente intenso, además de resultar una verdura con cuerpo, crujiente al paladar gracias a que la cocción es muy breve, un simple blanqueado seguido de un baño de agua fría que corta de inmediato el proceso de cocción.

De niño la única forma de comer esta verdura era bañada en salsa mahonesa para camuflar ese sabor tan particular, o rebozada... esta es una forma mucho más sana de tomarla, sin grasas de salsas o frituras, poco más que un hilo de AOVE que además de sus propiedades beneficiosas para la salud le aporta un toque de sabor.
Podemos blanquear la coliflor entera y hacer a la plancha la cantidad que necesitemos para el número de comensales presentes, como guarnición o como primer plato, y con lo que nos sobre podemos preparar otra receta para el día siguiente, tal vez una crema o una tortilla de coliflor picándola fina; nada de tirar la comida.

Ingredientes:

  1. 1 coliflor
  2. pimentón dulce
  3. sal ahumada en escamas
  4. AOVE


Elaboración:
Comenzamos quitando las hojas a la coliflor y cortando el tronco, pero sin llegar a separar los ramilletes; la lavamos bien bajo un chorro de agua fría.
En una cazuela de tamaño suficiente para que nos quepa la coliflor ponemos a hervir agua y cuando alcance el punto de ebullición introducimos la coliflor entera. Cocemos durante 3-4 minutos a contar desde que vuelve a burbujear el agua; retiramos del fuego y la lavamos de nuevo bajo un chorro de agua fría para parar la cocción.
Escurrimos debidamente y dejamos secar hasta el momento en que la vayamos a consumir.
En una plancha o sartén "pintamos" la superficie con un poco de aceite con ayuda de un pincel y mientras va cogiendo temperatura vamos separando los ramilletes que vayamos a cocinar y los cortamos en 2 mitades. Los cocinamos en la plancha, ya caliente, hasta dorar por ambas caras.
Emplatamos, espolvoreamos por encima un poco de pimentón dulce, unas escamas de sal ahumada y regamos con un hilo de un buen aceite de oliva virgen extra (AOVE).
Servimos en el momento.

No hay comentarios :