martes, 5 de marzo de 2013

Quesada pasiega

Quesada pasiega.
Un postre tradicional, típico de la comarca del Pas junto con sus sobaos, de los cuales tengo la receta para hacer un día de estos.
Pero hablando de la quesada, a poco que busquemos por la web o en cualquier libro encontraremos infinidad de recetas, unas con yogur, otras con queso crema, con queso fresco... la receta que describo a continuación es genuina, aunque con ello no quiero decir que sea la única posible y que cualquier otra versión no sea una verdadera quesada; en cada casa hay una receta, cada cocinero tiene su versión, así que con lo de genuina quiero decir que la receta está sacada directamente de una vecina de Vega de Pas, el corazón del valle del Pas. Mi hermana la preguntó y grabó la receta directamente de su boca, según la estaba haciendo así que, ¿más genuina puede ser la versión? Sólo he adaptado las cantidades a mis necesidades y he omitido el ron, que ella le añade.

Incluso he hecho yo mismo el queso, aunque no con leche recién ordeñada (hoy día es un poco complejo encontrarla, aunque no imposible) ni con cuajo porque cuando he intentado hacerlo con leche de tetrabrik y cuajo no me ha salido probablemente por los tratamientos que lleva el líquido blanco para adecuarlos al consumo con total seguridad, pero es otra forma de hacerlo en casa, sin dificultad alguna más que el tiempo necesario de reposo.
El resultado final es inmejorable, con el sabor de la que consigues en el mismo valle; así que sólo le falta una cosa para ser una auténtica quesada pasiega: saborearla en el mismo valle del Pas, a la entrada de casa al calor del verano mientras nos deleitamos con el paisaje.

Ingredientes:
Nº raciones: 4-5 generosas

  1. 350 gr de queso fresco
  2. 33 gr de harina
  3. 33 gr de mantequilla
  4. 100 gr de azúcar
  5. 1 huevo grande
  6. ralladura de 1 limón
  7. 1 pizca de canela en polvo
  8. 1 chorrito de ron (opcional, yo no se lo he añadido)


Elaboración:
Si queremos hacer nosotros mismos el queso calentamos 2 litros de leche en una cazuela y cuando vaya adquiriendo temperatura añadimos el zumo de 1 limón (o un chorro de vinagre), removemos para mezclar bien y seguimos calentando a fuego moderado - bajo hasta que se corta la leche; veremos que por un lado tenemos el suero y por otro la cuajada. Apagamos el fuego y dejamos enfriar; entonces con la ayuda de un colador y un trapo de algodón colamos la cuajada dejando reposar unas horas para que se vaya drenando. Cuanto más tiempo la tengamos escurriendo más seco no quedará el queso. Pasado el tiempo ya está listo para consumir como más nos guste, untado en rebanadas de pan con un poco de miel, con unos frutos secos y membrillo...
Para los 2 litros de leche empleada he obtenido 450 gr de queso, y el suero resultante lo podemos aprovechar para otras elaboraciones como algún bizcocho (es el buttermilk que tanto encontramos en recetas anglosajonas).
Vamos con la receta de la quesada:
En un recipiente echamos todos los ingredientes debidamente pesados y amasamos a mano hasta tener una masa o crema que no tiene por qué ser completamente homogénea, pues nos puede haber quedado algún grumo de queso o mantequilla; no importa.
Vertemos la masa en un molde debidamente encamisado (untado con mantequilla y harina para que no se pegue y resulte fácil desmoldar la quesada) si fuera necesario. He usado un molde de silicona, circular, por lo que me he ahorrado esta parte. El tamaño del molde lo debemos calcular de forma que al echar la masa nos quede con un grosor de 2-3 cm, no más.
Llevamos al horno precalentado y cocinamos a unos 180ºC durante 30 - 40 minutos, hasta que veamos que comienza a tener un ligero tono dorado la superficie. Apagamos el horno, retiramos la quesada y dejamos enfriar antes de desmoldar.
Se consume fría o templada, a gusto del consumidor.
Muy sencilla de hacer y muy rica.

2 comentarios :

Los fogones de Cruz dijo...

Una receta maravillosa, que a todos nos gusta, el caso que no la he preparado nunca y mira que estan riquisimos. Besos

Mario Garzón dijo...

Pues anímate a hacerla; no tardas ni cinco minutos en hacer la masa...