viernes, 28 de junio de 2013

Tartar de salmón

tartar, salmon, pescado, fish
Tartar de salmón.
Un plato rápido, ligero y sencillo para los calores veraniegos; lo preparamos con tiempo para dejar reposar en frío mientras se asientan los sabores, por lo que nos permite dedicarnos a otras tareas que nos puedan apetecer más (ir a la piscina, por ejemplo) y a la hora de comer sólo debemos emplatarlo para disfrutar de una comida nutritiva además de fresca.

Apenas nos llevará tiempo, pues no requiere más que preparar los ingredientes (pelar y cortar), mezclarlos y refrigerar, así que tampoco es excusa decir que no apetece meterse en la cocina a guisar.
Nos deja un regusto ligeramente ácido, sin duda debido al zumo de limón y la manzana; así que si queremos disminuir este sabor podemos sustituir la manzana por un tipo más dulce, y reducir la cantidad de zumo de limón o sustituirlo, por ejemplo, por un aceite balsámico.
A la hora de tomarlo encontramos diferentes texturas, pues el pescado es blando y jugoso y la manzana da el toque crujiente.

Ingredientes:
Nº de raciones: 1
  1. 100-150 gr. de salmón fresco
  2. 1 manzana pequeña (golden)
  3. 1 rebanada de pan de molde
  4. 1 chorrito de zumo de limón
  5. 1 chorrito de AOVE
  6. Sal
  7. Pimienta
  8. Perejil

Elaboración:
Comenzamos quitando la piel y espinas al salmón; lo cortamos en dados menudos y lo reservamos en un bol.
Cortamos el pan de molde, también en dados menudos, y lo añadimos al bol donde tenemos el salmón; si quermos que a la hora de comerlo no esté excesivamente blando lo podemos tostar antes de cortarlo.
Procedemos del mismo modo con la manzana, previamente pelada y descorazonada.
Añadimos la sal, la pimienta recién molida y el perejil picado fino.
Finalmente agregamos un chorrito de zumo de limón; la cantidad un poco al gusto, dependiendo de que queramos que tenga más o menos presencia en el sabor final del plato.
Regamos con AOVE y mezclamos bien todos los ingredientes.
Envolvemos con film transparete el bol en caso de no tener tapadera y refrigeramos al menos una hora para que se integren bien todos los sabores.
Finalmente emplatamos con la ayuda de un molde y servimos frío.
Muy bueno, y refrescante.

No hay comentarios :