lunes, 22 de julio de 2013

MI Big Ride Cercedilla

Big Ride Cercedilla
Los pasados días 20 y 21 me he desplazado a Cercedilla, Madrid, para participar en la tercera prueba del Open de España de Enduro, la Big Ride de Cercedilla. La experiencia, como es de esperar siempre que vas con la mejor compañía posible, ha sido extraordinaria.
La jornada del sábado dedicada por la mañana a reconocer parte de los tramos de la carrera y por la tarde a poner a punto las bicis. Gracias a Iván M., para quien no hay secretos en esto de la mecánica de la bicicleta, he podido solucionar un par de problemas que me traían de cabeza en mi montura. La jornada ha sido larga para mí, pues me he desplazado la misma mañana desde Béjar, así que por la noche después de cenar me he ido a casa para dormir unas horas, que el cuerpo ya me lo pedía a gritos.
Hay que decir que, siempre según mi criterio personal, la parte más complicada era el inicio del primer tramo, pedregoso y algo revirado, con buen agarre pero con algún paso más bien complicado; a partir de aquí terreno más rápido, no tan técnico y muy disfrutón.
Ya el domingo, con nuevo madrugón que a las 7:30 debo estar en Cercedilla, me pongo en marcha y tras recoger las biscis que hemos dejado en la redación de BIKE nos dirigimos a la plaza desde la que nos dan la salida tras una breve charla con unos consejos por parte de la organización.
La salida se da en grupos de 3 corredores, desde lo alto del escenario donde está montado el podium para dirigirnos al primer tramo de la carrera en la subida a la Fuenfría.
Los nervios iniciales se me pasan en cuanto bajo la rampa del escenario y nos dirigimos todos los del club sierra arriba a comenzar a competir. Tendremos que hacer esta ascensión en 3 ocasiones, así que con calma que hay tiempo de sobre y debemos guardar fuerzas.
Ya me toca salir a competir; estoy nervioso y una vez que me pongo en marcha no hago el primer paso en condiciones, lo que no ayuda a mitigar el nerviosismo. Voy algo atrancado y después de pasar la zona donde nos están animando los "outzones" que no compiten a golpe de bocinazo y grito pelado doy con el pie en una piedra, me desquilibro y voy directo de bruces al suelo pedregoso; me levanto rápido y me vuelvo a poner en marcha, nervioso y totalmente descentrado, y de repente me encuentro en medio de la zona más complicada, la salvo a duras penas e intento centrarme un poco, ahora ya en un terreno más favorable para mí pero que no conozco. Ya al final del tramo en una rampa pronunciada y estrecha es donde comienzo a disfrutar un poco.
Vamos con el segundo parcial, no tan técnico y más divertido que el anterior; en una de las curvas veo a Antonio fuera, que ha pinchado y está cambiando la cámara. Sigo bajando y un poco más abajo no sé qué hago que se me va la rueda delantera y termino en el suelo; me levanto rápido y sigo pedaleando, con tramos rápidos y algún paso técnico. Cuando llego abajo Iván está cambiando la cámara a Sandra, que ha reventado, y cuando está solucionado nos ponemos en marcha. 
Hemos perdido tiempo arreglando la bici y hago la ascensión al comienzo del tercer tramo más deprisa; me ha sobrado algo de tiempo para poder recuperar, unos minutos. A este parcial hay mucha gente que no llega a tiempo e irán tomando la salida según vayan llegando con tiempo perdido; de hecho, justo antes de mi salida toman la suya Sandra e Iván a toda velocidad. No conozco nada de este sector, pero voy encontrando pequeños saltos quesupero con pequeñas voladas que me dan confianza, por lo que comienzo a divertirme más.
Un poco después adelanto a Sandra, que ha pinchado y va avanzando despacio con la rueda totalmente deshinchada. Después paso a Iván, que está esperando a Sandra para arreglar la avería y me dice que vaya preparando una cámara en meta. Llego, saco la cámara y comienzo a hincharla un poquito para ir adelantando, pero no llega ninguno de los dos, por lo que la dejo en la mesa de control pidiendo al cronometrador que cuando lleguen se la de; el tiempo para el enlace ahora es corto y salgo rápido, pero me paso el desvío y hago media subida a la Fuenfría hasta que me dicen que voy mal. Me vuelvo abajo intentando relajarme pues veo el tiempo y sé que voy a llegar tarde, así que mejor reservar; pero no puedo, me veo avanzando cada vez más rápido, mirando constantemente la hora y subiendo a todo lo que da el cuerpo. Por fin llego a la zona de salida, en hora, pero con sólo 40 segundos para mi comienzo, tiempo insuficiente para recuperar, pero no importa; salgo dándolo todo en un sector divertido y de más pedaleo y cuando veo que voy a dar alcance a Antonio me animo, aunque algo me extraña en su marcha, va muy despacio, como de paseo...
De repente, y sin duda fruto del cansancio, se me descontrola la bici y termino sobre unas raíces de un árbol. El golpe ha sido duro, perola adrenalina hace que me levante rápido, grito de rabia y sigo camino. Es un tramo muy bonito y llegando a un pequeño arroyo que atravesamos le sigue un repechón de no más de 20 metros de longitud que debo hacer andando porque ya no tengo fuerzas. Termino el sector y la carrera, entero y cansado y nos dirigimos todos a la plaza donde nos dieron la salida para relajarnos y descansar.
Sólo queda el regreso a Béjar, cansado y magullado, pero contento por la experiencia vivida.

No hay comentarios :