lunes, 15 de julio de 2013

Una tarde en las carreras

ciclismo, ruta, carrera
Tarde de carreras, modalidad ruta y categoría escuelas, entre 7 y 14 años.
Llegamos hacia las 4:30 de la tarde, con la antelación prevista a la hora de celebración de las competiciones y nos instalamos en la que será la oficina permanente de carrera; conectamos ordenador y demás útiles de trabajo y nos ponemos a trabajar.

Van llegando los directores de los equipos para formalizar las inscripciones, les damos los dorsales y algunas breves instrucciones. Terminamos esta primera parte de la jornada y con puntualidad española nos dirigimos a la zona de salida-meta, pues es un circuito.
Se dan instrucciones por megafonía, y tras una vuelta de reconocimiento al circuito por parte de los corredores comienza la competición, cada categoría su carrera. Todo va rápido, los niños lo hacen todo muy deprisa y apenas da tiempo a nada.
Una vez que terminan las carreras nos queda trabajo; hay que realizar las clasificaciones para la entrega de trofeos y todo el mundo tiene prisa: los organizadores las quieren prácticamente al instante, los clubes tienen que emprender el camino de regreso... trabajamos en equipo y lo sacamos adelante; una vez entregados los listados de entrada en meta nos podemos relajar un poco para terminar con más calma, enviar a la federación resultados, actas y demás.
Son casi las 9 de la tarde-noche; se ha pasado la tarde y apenas me he enterado; han sido horas de estar concentrado en lo que tenía que hacer, intentando no fallar. Cuando estoy en ese estado probablemente no soy la persona más accesible, la compañía más agradable para trabajar en equipo, soy consciente de lo que tengo alrededor (más o menos), de lo que se comenta a mi alrededor, pero le doy prioridad a lo que estoy haciendo; no lo puedo evitar. A pesar de ello, en ningún momento me olvido: somos un EQUIPO.

No hay comentarios :