jueves, 1 de agosto de 2013

Bocados de chocolate

Chocolate, crema, gelatina
Bocado de chocolate.
¿Una crema o una gelatina de chocolate? Un poco de ambas pues la cocinamos como una crema cualquiera hasta que comienza a espesar para añadirle un poco de gelatina que le ayuda a cuajar y le da una textura cremosa con la consistencia de una gelatina, pudiéndola servir en un recipiente o desmoldada como un flan.

Aunque se puede hacer perfectamente con leche convencional, entera o semidesnatada, al emplear leche evaporada he conseguido un resultado algo más cremoso ya que al estar parcialmente deshidratada es más densa o espesa.

Probablemente con ello también consigamos reducir algo el tiempo de elaboración, pues comenzará a espesar antes, aunque en este punto no he notado mucha diferencia debido a que las cantidades que empleo son bastante pequeñas, y por tanto los tiempos de cocción muy reducidos en cualquier caso.

El sabor es dulce pero no empalagoso, siendo la proporción entre cacao puro y azúcar ideal para mi gusto; y es que en intentos anteriores para las mismas cantidades de leche reduje el azúcar a 15 gr. y aumenté el cacao hasta los 8 gr. y el resultado fue demasiado amargo. De cualquier forma siempre podemos ir probando hasta encontrar el punto justo que le gusta a cada uno.

La maizena simplemente tiene la función de ayudar a espesar la crema, aunque podríamos prescindir de ella porque al final con la gelatina acaba cuajando la crema; otra cosa sería que tengamos la idea de servirlo en recipientes individuales, con lo que podríamos presciindir de la gelatina y añadiríamos un poco más de maizena si queremos una crema espesa o mantenemos la cantidad si queremos una textura similar a unas natillas.

Y ya que he mencionado antes las cantidades tan pequeñas que empleo, ¿por qué hacer sólo la cantidad justa para rellenar 2 moldes de silicona de tamaño magdalena? Sencillo, si hago más cantidad me lo como todo de una sentada, y así evito excesos; de cualquier forma, también lo podemos presentar en ramequines, o por qué no como una tarta con una base esponjosa de bizcocho y echando encima a medio enfriar la crema para que termine de cuajar sobre él...

Ingredientes:
Nº raciones: 2 (moldes de magdalena)

  1. 125 ml de leche evaporada
  2. 20 gr. de azúcar
  3. 5 gr. de cacao en polvo puro
  4. 5 gr. de maizena
  5. 1 hoja de gelatina

Elaboración:
Comenzamos poniendo la hoja de gelatina en un recipiente con agua para rehidratarla mientras vamos preparando la crema.

Echamos el resto de ingredientes en una cazuela y mezclamos. La llevamos al fuego a media potencia y cocinamos removiendo para disolver bien los posibles grumos y que no se nos pegue al fondo; cuando comience a espesar añadimos la hoja de gelatina escurrida y removemos con la cuchara para disolverla, cocinamos un poco más y retiramos del fuego removiendo aún unos momentos.

Finalmente vertemos la crema resultante en los moldes y dejamos entibiar; introducimos en el frigorífico para que termine de cuajar.

Servimos como más nos gusten: frescos o a temperatura ambiente, adornando con un poco de menta, por ejemplo.

No hay comentarios :