lunes, 12 de agosto de 2013

Pizza

Pizza
Pizza casera.
No recuerdo cómo, pero navegando terminé en la web de panarras.com, más concretamente en la receta donde detalla cómo hacer en casa una pizza con una masa lo más aproximado posible a las verdaderas pizzas napolitanas. Me llamaron la atención la forma de cocinarla, en el suelo del horno inicialmente, y la composición de la masa con un porcentaje ínfimo de harina de fuerza; y como no me resisto y tengo que probarlo todo terminé cocinando mi propia pizza casera.

No es la primera vez que la hago, pero sí con estas mezclas de harinas y este método de cocción; he ajustado las cantidades y mezcla de harinas a mis necesidades y disponibilidades en el momento de hacerla, pero básicamente el proceso es el mismo que indica en la receta.

En cuanto al relleno, me he basado en la salsa carbonara que detallo en otra de las recetas de este mismo blog, sencilla y rápida, que no necesita más que mezclar los ingredientes y disponerlos sobre la masa de pizza extendida para pasar directamente al horno; sin la tradicional base de salsa de tomate, pero con un resultado final espectacular.

Finalmente en la mesa tenemos una pizza de masa más bien crujiente y un relleno dorado que merece la pena probar.

Ingredientes:
Nº raciones: 1 pizza mediana

  1. 110 gr. de harina de trigo
  2. 20 gr. de harina integral (de trigo)
  3. 20 gr. de harina de fuerza
  4. 95 ml. de agua (65% peso de la harina)
  5. Sal
  6. Levadura de panadero seca (la cantidad recomendada por el fabricante para el peso de harina empleado)

Elaboración:
Mezclamos las harinas y añadimos el agua; Integramos todos los ingredientes y dejamos reposar en torno a media hora.

Añadimos la sal y levadura y amasamos hasta tener una masa suave; la depositamos en un bol engrasado, cubrimos con film y dejamos fermentar en torno a 1 hora. Introducimos la masa en el frigorífico hasta el momento que la vayamos a cocinar (en este caso de un día para otro).

Sacamos la masa del frigorífico y dejamos un rato para que coja la temperatura ambiente; entonces la amasamos ligeramente ayudándonos de un poco de harina para que no se nos pegue y con cuidado para que no se desgasifique en exceso. Dejamos fermentar nuevamente, aunque ahora no es necesario tanto tiempo porque no doblará el volumen.

Extendemos la masa formando el disco de la pizza con la ayuda de un rodillo, con cuidado y dando el grosor que nos guste a la masa.

Repartimos el relleno por la superficie procurando que no sea muy líquido; en este caso un huevo batido con queso rallado y unos champiñones laminados en conserva y escurridos. Espolvoreamos las especias en caso de que las vayamos a añadir.

Introducimos la pizza directamente en el suelo del horno, que tenemos ya caliente a máxima temperatura, sin bandeja, sólo sobre un poco de papel de horno y dejamos cocinar hasta que veamos que se empiezan a tostar los bordes, unos 5 minutos aproximadamente, aunque depende de cada horno.

Retiramos la pizza, la colocamos sobre la bandeja del horno y volvemos a introducir con el gratinador conectado y lo más arriba que podamos para que se cocine el relleno; más o menos 10 minutos, aunque depende como siempre del horno y del relleno, hasta que veamos que está en su punto.

Retiramos del horno y servimos caliente.

No hay comentarios :