jueves, 12 de septiembre de 2013

Mollejas de pollo con manzana

mollejas, pollo, manzana
Mollejas de pollo con manzana.
Fritas, a la plancha, al ajillo, asadas, guisadas... hay muchas maneras de cocinar las mollejas de pollo y tal vez la más éxtendida sea la última, guisadas, con una salsa más bien espesa. En esta ocasión me he decidido por saltearlas con manzana para conseguir un plato sabroso en relativamente poco tiempo y con muy pocos ingredientes.

Presentadas así las podemos tomar como segundo plato de una comida o a modo de tapa en raciones pequeñas. Si las acompañamos de unas patatas fritas o panadera y una ensalada puen conformar un menú completo de una comida.

Las cocinamos siempre a fuego vivo buscando que se doren y la forma de salarlas es con la salsa de soja, pues además nos va a permitir caramelizar ligeramente la carne, socarrarla o quemarla un poco, buscar esa reacción de Maillard que potencia el sabor y aroma de los alimentos; esa misma reacción que hace que normalmente prefiramos el arroz "requemado" de la paella, el que se ha pegado al fondo.

La manzana la añadimos hacia el final de la cocción para que coja color y aporte su punto de sabor, cocinándola más o menos dependiendo de que la queramos con una textura crujiente o más blandita; para mi gusto mejor menos cocinada y más crujiente.

Al final tendremos en la mesa un plato sabroso y económico, que aunque de alto valor nutricional no prepararemos con mucha frecuencia porque sus niveles de colesterol también son un poco elevados.

Ingredientes:
Nº raciones: 2
400-500 gr. de mollejas de pollo
1 manzana grande
2 dientes de ajo
Salsa de soja
Romero
Aceite de oliva

Elaboración:
En una sartén honda o wok (para concentrar mejor el calor) bien caliente echamos un chorrito de aceite de oliva, los dientes de ajo machacados y las mollejas; cocinamos siempre a fuego vivo con la tapa puesta y agitando de vez en cuando para que se dore toda la carne por igual.

Al cabo de unos minutos de cocción, cuando vemos que la carne va estando en su punto, bien dorada, añadimos la salsa de soja; la cantidad al gusto, pero sin pasarnos para no salar en exceso la carne, y seguimos cocinando dejando que se consuma la salsa y agitando la sartén con menor frecuencia para tostar ligeramente la carne.

Cuando vemos que está lista, en su punto, añadimos la manzana pelada y cortada en dados y el romero, mezclamos bien y retiramos del fuego para emplatar y servir caliente. Si queremos la manzana un poco más blanda mantenemos la sartén en el fuego un poco más de tiempo.

Fácil y sabroso.

No hay comentarios :