jueves, 26 de septiembre de 2013

Tortas galesas (welsh cakes)

tortas galesas, welsh cakes, welsh cookies, bakestones
Tortas galesas
Cuando las pruebas por primera vez su sabor te sorprende y cautiva, totalmente diferente a cualquier otra galleta que puedas haber comido gracias a la nuez moscada.

Welsh cakes, welsh cookies o bakestones son sus nombres en inglés (tortas o galletas galesas), refiriéndose el último a la forma en que son cocinadas: una plancha de hierro fundido de 1,5 cm. de grosor aproximadamente colocada directamente sobre el fuego o la cocina; y es que en tiempos en que no disponían de horno en las casas la forma de cocinar el pan era sobre estas planchas, manteniéndose la tradición en Gales de seguir cocinando en ellas estas sabrosas galletas. En The Old Foodie se puede encontrar interesante información sobre esta y otras costumbres antiguas de la cocina.

Normalmente se hacen con harina que ya lleva levadura o incorporando la misma, química, a la elaboración de la masa, pero en esta ocasión me he decantado por una versión que utiliza harina integral y no lleva ningún tipo de gasificante de la masa, obteniendo unas tortas más finas y crujientes, y que se conocen como Llech Cymraeg en galés, cuya traducción es welsh slab, haciendo referencia probablemente a la textura de las galletas, finas y consistentes.

No dispongo de la plancha de hierro, así que las cocino en una sartén o plancha eléctrica, sin aceite o grasa, simplemente impregnándola levemente de aceite y luego limpiada con papel absorbente de forma que quede una fina película que impida que se pegue la masa.

No dejéis de probarlas, con harina integral o con harina refinada (la que empleamos habitualmente) y levadura química dependiendo de que queráis una textura más contundente o más jugosa; de cualquier manera son geniales, crujientes por fuera y jugosas por dentro, y no es tanto el tiempo que requieren invertir en su elaboración.

Ingredientes:
Nº raciones: 12-15 unidades (según tamaño del molde)

  1. 120 gr. mantequilla
  2. 240 gr. harina integral
  3. 90 gr. azúcar
  4. 90 gr. uvas pasas
  5. 1/2 cc nuez moscada (2-3 gr.)
  6. 1 cc miel (5-6 gr.)
  7. 1 huevo (L)
  8. Sal


Elaboración:
Comenzamos mezclando la harina y la mantequilla hasta tener una masa migosa, suelta.

Añadimos el azúcar, las pasas, la sal, la nuez moscada y la miel y mezclamos bien; seguiremos teniendo una mezcla relativamente suelta y que se desmenuza.

Batimos el huevo y lo añadimos amasando hasta obtener una masa, ahora sí, compacta y pegajosa, similar a una pasta quebrada aunque algo más pegajosa; si el resultado es una masa excesivamente seca añadimos unas gotas de leche para humedecerla y terminamos de amasar formando una bola.

La envolvemos en film transparente y refrigeramos al menos 1 hora. En este punto, si hemos preparado la masa el día antes, por ejemplo, la dejamos en el frigorífico hasta que vayamos a usarla; estará algo dura entonces, pero la dejamos templar un poco y se ablandará.

Sobre una superficie enharinada extendemos la masa con la ayuda de un rodillo dejándola con un grosor de entre 1 y 2 cm; procedemos a cortar las que serán nuestras galletas con la ayuda de un cortapastas, circular en torno a 4-6 cm de diámetro para hacer unas galletas según la tradición.

Por último cocinamos en la plancha ligeramente engrasada a potencia media hasta tostar por ambas caras.
Espolvoreamos la superficie con azúcar glas y listas para comer, templadas o frías según los gustos (y si sobra alguna para poder tomar fría).

Hacedlas, no os arrepentiréis.

No hay comentarios :