lunes, 21 de octubre de 2013

Marmita de bonito

Guiso, patata, bonito, marmitako
Marmita de bonito.
Un guiso típico de pescadores preparado en los barcos a base de patatas y pescado que ha tomado el nombre del recipiente en el que se cocina, una marmita u olla de metal con tapadera ajustada; pero es más conocido por marmitako, como se llama en el País Vasco, lo que en muchos casos lleva a pensar que es un guiso propio de esta región.

Aunque en el mar se elaboraba con cualquier pescado, el disponible en cada momento, la receta ha ido evolucionando para hacerse típicamente con bonito, y como es lógico en cada cocina se elabora de una manera. Lo importante es que el pescado (en este caso bonito) quede jugoso y para ello lo que yo  hago es añadirlo al final, al apagar el fuego, para que se cocine con el calor residual.

Es un plato de cuchara para tomar caliente, fácil de elaborar y sencillo en sus ingredientes, pero sabroso y que nos permite entrar en calor en los días fríos (o no tan fríos).

Las cantidades de los diferentes ingredientes no están indicadas con mucha precisión, ajustándolas al gusto de cada uno y siempre teniendo en cuenta el número de comensales para los que habrá que hacer el guiso; el tiempo para prepararlo ronda la media hora.

Ingredientes:
Nº raciones: 1

  1. Bonito (1 lomo ó 1 rodaja)
  2. 200 gr. de patatas
  3. 1 trozo de cebolla
  4. 2 dientes de ajo
  5. 1 trozo de pimiento rojo
  6. Agua
  7. Concentrado de pescado
  8. Perejil

Elaboración:
Comenzamos calentando un poco de aceite en la cazuela, olla o marmita mientras picamos fina la cebolla, que añadimos a la misma para ir rehogando.

Picamos los ajos y los añadimos, al igual que el pimiento; cocinamos unos mintuos, hasta ablandarse las verduras.

Mientras tanto vamos pelando las patatas, lavadas, y cascando para que al cocerse suelten mejor el almidón y ayuden a espesar un poco el caldo. Las añadimos a la cazuela, damos un par de vueltas con el cucharón para mezclar todos los ingredientes y añadimos el agua y el concentrado de pescado (a falta de un buen caldo de pescado) cubriendo todos los ingredientes; tapamos la cazuela y dejamos cocer hasta que las patatas estén tiernas.

Mientras se cuecen las patatas vamos preparando el pescado, que lavamos y secamos, quitamos la piel y las pocas espinas que pueda tener y cortamos en dados menudos, de bocado.

Con las patatas ya en su punto, tiernas, apagamos el fuego, añadimos el bonito, tapamos la cazuela y dejamos reposar un par de minutos, tiempo suficiente para que se cocine este último.

Espolvoreamos un poco de perejil picado y servimos caliente.

Reconfortante.

No hay comentarios :