jueves, 14 de noviembre de 2013

Bizcocho con crema pastelera

Bizcocho con crema pastelera.
Bizcocho con crema pastelera.
Hincar el diente a un bizcocho y percibir la textura de la crema pastelera casi líquida junto con la masa del primero es una sensación que me resulta difícil de explicar; la crema hace que el bizcocho parezca incluso más jugoso dando la impresión que se nos deshace en la boca sin apenas necesidad de masticar.

Me pierde la crema pastelera, la comería a cucharadas incluso, y cuando voy a comprar un dulce en una pastelería y debo elgir entre relleno de crema o nata casi siempre me decanto por la versión de crema; así que cuando vi la receta de este bizcocho enseguida supe que lo iba a hacer; pero no sólo me llamó la atención la receta por la presencia de la crema, sino el hecho de extenderla sobre la masa cruda para que al crecer durante el horneado la recubra en parte.

El bizcocho es muy sencillo de preparar; básicamente es mezclar todos los ingredientes de la masa hasta tener un batido homogéneo, aunque si queremos un plus de esponjosidad separaremos previamente claras y yemas de los huevos para montar a punto de nieve las primeras y añadirlas a la masa al final del proceso, antes de enmoldar y con movimientos envolventes. Aunque lo he hecho en esta ocasión con ralladura de lima la podemos sustituir por limón u otro aroma que nos guste más.

Ingredientes:
Nº raciones: 3-4
Para la crema pastelera:

  1. 1 huevo (L)
  2. 200 gr. de leche
  3. 20 gr de azúcar (1 cs)
  4. 5 gr. de maizena (1 cc)
  5. 10-15 gr. de mantequilla
  6. 5 ml. de esencia de vainilla (1 cc)

Para el bizcocho:

  1. 2 huevos (L)
  2. 150 gr. de harina de repostería
  3. 50 gr. de leche
  4. 75 gr. de aceite de girasol
  5. 75 gr. de azúcar (4 cs)
  6. 1 lima (ralladura)
  7. Levadura química (Royal)


Elaboración:
Comenzamos preparando la crema pastelera, con tiempo suficiente para que se haya enfriado cuando la vayamos a aplicar sobre la masa del bizcoho. En la misma cazuela en que la vayamos a cocinar echamos la leche, el azúcar, el huevo y la maizena y los batimos con unas varillas de mano, no siendo necesario airear la mezcla; llevamos la cazuela al fuego y a potencia media calentamos y cocinamos sin que llegue a ebullición, removiendo para evitar que se nos pegue y se nos formen grumos.

Cuando la tenemos lista, que ha comenzado a espesar (hay que tener en cuenta que una vez se enfríe espesará más) la retiramos del fuego y añadimos la mantequilla y la esencia de vainilla; continuamos removiendo la mezcla para integrar debidamente estas últimas y evitar que se nos formen grumos; echamos la crema en el recipiente en que la vayamos a reservar hasta su uso y cubrimos con film transparente, el cual debemos dejar en contacto directo con la crema para evitar que se forme costra.

Para el bizcocho, en el recipiente en que vayamos a hacer la mezcla echamos la ralladura de lima, los huevos, la leche, el aceite y el azúcar y mezclamos bien con unas varillas eléctricas o de mano, o con nuna batidora de brazo. A la mezcla homogénea, que será bastante líquida, le añadimos la harina con la levadura química y mezclamos con una espátula hasta tener un batido denso y viscoso, similar a una bechamel espesa en textura, sin grumos.

Forramos el interior de un molde desmontable redondo con papel de hornear y vertemos en él el batido, dando unos golpecitos sobre la mesa de trabajo para alisar e igualar la superficie. Finalmente, con cuidado y con la ayuda de una cuchara echamos la crema pastelera sin llegar a la pared del molde, dejando 1-2 cm. sin cubrir.

Introducimos el molde en el horno, ya caliente, y horneamos inicialmente 10 minutos a unos 160ºC hasta que comience a coger color la superficie; bajamos entonces el termostato a unos 150ºC y cocinamos otros 15-20 minutos, hasta que veamos que el bizcocho está debidamente cocinado y la superficie dorada. Apagamos el horno y dejamos reposar el bizcocho dentro del mismo durante unos minutos antes de sacarlo y dejar enfriar totalmente sobre una rejilla. Ya frío lo desmoldamos y reservamos hasta su consumo.

¡Hay que hacerlo!

2 comentarios :

Nines del Castillo dijo...

Rico no....debe estar riquísimo y muy jugoso. Y con el sabor de la crema pastelera....Irresistible:-) :-)
Tengo que probar esta delicia!,
Besos!,

Mario Garzón dijo...

Siiiii. Lo mejor es la crema pastelera, sin duda.