jueves, 28 de noviembre de 2013

Dados de salmón y patata

salmón, patata
Dados de salmón y patata.
Cocina sencilla y rápida, pero sabrosa, sana y nutritiva; es el tipo de recetas que suelo preparar, sobre todo los días de diario, cuando tengo menos tiempo para cocinar. Y este plato cumple una por una todas las premisas.

Cada uno tiene su método para conseguir unas patatas crujientes por fuera y jugosas por dentro y el mío consiste en cocerlas para luego regarlas con un poco de aceite y saltearlas a fuego vivo hasta tostar la superficie. Sencillo, y gracias al microondas, rápido.

En cuanto al salmón, lo cocino poco para que no quede seco, por lo que se debe tener la previsión de sacarlo al menos una hora antes del frigorífico y así en el momento de prepararlo esté a temperatura ambiente evitando que quede cocinado por fuera pero frío por dentro.

Ingredientes:
Nº raciones: 1

  1. 1 filete de salmón (200 - 250 gr.)
  2. patatas (unos 200 gr.)
  3. sal (fina y gorda)
  4. pimienta
  5. perejil
  6. aceite de oliva

Elaboración:
Pelamos y cortamos las patatas en dados no muy grandes y del mismo tamaño aproximadamente; las ponemos en remojo en un recipiente con agua fría durante unos minutos para que suelten el almidón y no se nos peguen los dados al cocinarlos; una vez que el agua se haya vuelto turbia, blanquecina, las escurrimos y cocemos en el microondas durante unos 5 minutos a máxima potencia (800 watios en mi caso); a mitad del tiempo las removemos para que se cocinen todas por igual y teminamos el ciclo, vigilando para que no se nos quemen. Una vez cocidas las escurrimos con un colador para que se sequen lo más posible y las regamos con un poco de aceite.

Mientras se van cociendo las patatas podemos ir quitando las espinas y la piel al salmón y lo cortamos en dados; salpimentamos y reservamos.

Ponemos una sartén antiadherente en el fuego y calentamos bien; no es necesario echar aceite porque se lo hemos añadido a las patatas. Cuando está bien caliente la sartén añadimos las patatas y cocinamos hasta estar bien tostadas, volteándolas de vez en cuando para que se doren por todas las caras por igual; emplatamos las patatas espolvoreando por encima un poco de perejil picado y sal gorda.

En el útimo momento de cocción de las patatas en otra sartén bien caliente echamos el salmón, sin aceite pues es suficiente con la propia grasa del pescado. Salteamos unos momentos, lo justo para que se doren las diferentes caras de los dados pero por el centro aún está tierno.

Emplatamos el salmón junto con las patatas y servimos caliente.

Muy bueno, sabroso.

No hay comentarios :