jueves, 7 de noviembre de 2013

Huevos nevados

huevos nevados, huevos mole
Huevos nevados.
Un postre típico de la gastronomía andaluza que podemos encontrar con este nombre o como huevos mole(s), aunque con esta última acepción también se conoce a una bebida dulce tinerfeña a base de almíbar y yemas de huevo.

Básicamente son unas bolas de merengue cocido sobre una natilla ligera, y ésta puede echarse sobre una base de bizcochos, galleta o similar o directamente en el molde; lo conozco desde hace tiempo y siempre lo he hecho con la base, unas veces de galletas troceadas y otras de miga de pan, que absorbe la natilla durante el reposo.

Cuando lo probamos por primera vez nos sorprende la textura de las bolas de merengue, que particularmente me recuerda a las nubes, esas gominolas espojosas, pero sin llegar a ser correosas; y qué decir de la base de galleta o miga impregnada de natilla, suave, donde predomina el sabor de las primeras, por lo que recomiendo emplear nuestras galletas o bizcochos preferidos, o la miga de un pan especial.

Ingredientes:
Nº raciones: 1

  1. Miga de pan
  2. 1 huevo (L)
  3. 250 ml. de leche
  4. Cáscara de limón (opcional)
  5. 1 cs azúcar (o equivalente en edulcorante) + 1/3 cs (para montar la clara)
  6. Canela para decorar
  7. Virutas de chocolate para decorar


Elaboración:
Comenzamos desmenuzando la miga del pan y colocándola en el fondo del recipiente donde lo vayamos a presentar.

En una cazuela poenos a calentar la leche con el azúcar o edulcorante y la cáscara de limón llevándola casi a ebullición; mientras tanto separamos la clara y yema del huevo y montamos la primera a punto de nieve, añadiendo el azúcar restante hacia el final del proceso.

Una vez montada la clara y la leche casi a temperatura de ebullición echamos cucharadas del merengue en la cazuela y lo escaldamos durante unos segundos por cada cara; escurrimos bien y depositamos sobre la base de miga de pan.

Batimos la yema del huevo, le añadimos un poco de la leche de la cazuela volviendo a batir para evitar que se nos cuaje y lo añadimos a la cazuela con la leche al tiempo que retiramos la cáscara de limón; si vemos que es mucha la cantidad de leche que tenemos retiramos un poco antes de añadir el huevo batido.

Cocemos removiendo constantemente y sin llegar a ebullicicón hasta que comienza a espesar, de forma que vamos buscando obtener unas natillas ligeras.

Echamos la crema en el recipiente donde tenemos la base de miga y el merengue escaldado, con cuidado para no estropear las bolas de merengue y dejamos reposar para que la base absorba las natillas.

En el momento de servir espolvoreamos  un poco de canela en polvo y unas virutas de chocolate, al gusto.

Sencillo y muy sabroso.

No hay comentarios :