lunes, 9 de diciembre de 2013

Bacalao gratinado

bacalao, cod
Bacalao gratinado.
Un pescado sabroso como es el bacalao que combinamos con cebolla caramelizada para conseguir un contraste de sabores dulce-salado más que interesante; una combinación muy buena para lucirse en una ocasión especial sin tener que complicarse.

Es un plato fácil de comer, con ingredientes tiernos y al que damos un contraste crujiente con los ajos dorados y la costra que pueda crear la bechamel al gratinarla.

El bacalao, cocinado a la plancha, sólo lo hago por la cara de la piel porque con el tiempo gratinando se terminará de cocinar en su totalidad; eso sí, es importante tenerlo a temperatura ambiente en el momento que lo vayamos a preparar o quedará frío por dentro y sin hacerse. Otro detalle importante es repasarlo antes de ponernos a guisar para quitarle cualquier espina que pudiera tener.

Tal vez parezca mucha cantidad una cebolla entera pero al cocinarla se reduce bastante por la pérdida de líquidos, y de todas formas si sobra siempre la podemos aprovechar para otra receta ya que nos durará varios días en el frigorífico sin problemas; igualmente la podemos preparar el día antes, que será de toda la receta el ingrediente que más tiempo nos lleve preparar.

La cantidad de bechamel también será excesiva con las cantidades que indico, pues no necesitamos más que un poco para cubrir el pescado (a no se que queramos "sumergir" todo el plato en ella); igual que con la cebolla, podemos emplearla en otro plato que tengamos pensado cocinar.

Ingredientes:
Nº raciones: 1

  1. 1-2 lomos de bacalao (según tamaño)
  2. 1-2 dientes de ajo
  3. 1 cebolla
  4. 1 cs de azúcar (20 gr.)
  5. 250 ml. de leche
  6. aceite
  7. 1/2 cs de harina (peso?)
  8. sal
  9. nuez moscada


Elaboración:
Comenzamos preparando la cebolla caramelizada, y para ello la cortamos en juliana fina y cocinamos en una sartén antiadherente con un poco de aceite y sal, a fuego medio y con la tapa puesta para que se haga en su propio jugo; removemos de vez en cuando para evitar que se queme, sobre todo al final del proceso cuando se va consumiendo el jugo que suelta. Cuando va adquiriendo un color tostado añadimos el azúcar y continuamos cocinando hasta estar en su punto, tostada; la reservamos hasta el momento del emplatado.

En una sartén calentamos un poco de aceite y doramos en él el ajo laminado; cuando está ligeramente dorado lo retiramos y reservamos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

En esa misma sartén y con el mismo aceite, aromatizado, echamos la harina y la tostamos un poco mientras removemos para que no se queme; añadimos la leche y un poco de sal y mezclamos con la cuchara de madera hasta disolver totalmente la harina en la leche, sin grumos. Cocemos removiendo de vez en cuando hasta que espesa ligeramente la bechamel, cuando agregamos la nuez moscada, mezclamos y retiramos del fuego.

Cogemos otra sartén antiadherente, la "pintamos" el fondo con un poco de aceite y la calentamos bien; entonces añadimos al bacalao, que tenemos a temperatura ambiente, del lado de la piel y cocinamos a fuego alto hasta que comienza a tostarse la piel y a blanquear la parte baja del pescado. Retiramos del fuego y preparamos el emplatado.

En el plato o recipiente en que vayamos a servir el pescado cubrimos el fondo con la cebolla caramelizada, a modo de cama, y colocamos encima el bacalao con la piel abajo; repartimos por encima los ajos dorados y napamos con la bechamel.

Gratinamos unos minutos, hasta dorar la bechamel y servimos al momento, caliente.

Muy sabroso.

1 comentario :

Julia Gonzalez dijo...

Realmente delicioso!! Me encanta tu receta!
Saludos