lunes, 16 de diciembre de 2013

Polvorones (II)

Polvorones
Polvorones.
Una nueva versión de polvorones, mis preferidos entre todos los mantecados, de almendra.

En esta ocasión me he guiado por una de las múltiples recetas de mantecados de la web de Asopaipas, cuyo autor reside en Estepa, cuna de estos dulces navideños; he modificado mínimamente su receta y he empleado la manteca de cerdo, ibérico, como marca la receta en lugar de sustituirla por mantequilla como hice en la otra versión de polvorones que tengo en este mismo blog.

La receta es sencilla, no muy laboriosa, e incluso sin hornear los podemos comer, pues la harina está cocinada; de hecho se me quedó uno perdido, sin hornear, y lo comí tal cual: perfecto, blando pero sin deshacerse tras haber estado un rato secándose al aire, con un sabor muy bueno; con el horneado conseguimos dejarlos crujientes tras enfriarse, pues recién sacados, en caliente, son muy frágiles, blandos y quebradizos.

Hornearemos los polvorones vigilando hasta comenzar a dorarse; cuando los retiremos del horno estarán blandos y alguno incluso se habrá resquebrajado, pero dejándolos enfriar en la misma bandeja se endurecerán lo suficiente para poder manejarlos. Al final tendremos un bocado crujiente en su capa externa pero suave y que se deshará en la boca después.

Ingredientes:
Nº raciones: 29-30 polvorones
Para la masa.

  1. 500 gr. de harina de repostería
  2. 115 gr. de almendras
  3. 250 gr. de manteca de cerdo ibérica (a temperatura ambiente, en punto pomada)
  4. 250 gr. de azúcar glacé
  5. 10 gr. de canela en polvo
  6. 3 clavos
  7. 5-6 gr. de semillas de sésamo tostadas (ajonjolí)

Para la cobertura.

  1. Azúcar glacé


Elaboración:
Si tenemos las almendras enteras y sin tostar las picamos finas, pero sin llegar a hacer harina para que encontremos trocitos al comer los polvorones.

Tostamos la harina y la almendra, en mi caso en la sartén a fuego bajo, removiendo para que no se nos queme, aunque lo habitual es hacerlo en el horno a baja temperatura. Cuando la harina comienza a coger un tono tostado y desprende su aroma la retiramos y dejamos enfriar totalmente; ya fría la mezcla de harina y almendras molidas añadimos el azúcar glacé, la manteca a temperatura ambiente, la canela, y los clavos y sésamo pulverizados y amasamos hasta tener una masa homogénea, que será bastante quebradiza.

Para formar los polvorones lo más fácil es coger porciones de masa que vamos extendiendo sobre la zona de trabajo con un grosor de 1,5 - 2 cm. y cortamos un cortapastas o molde que tengamos; los restos de masa que nos van quedando sueltos los volvemos a aprovechar para hacer más piezas.

Finalmente introducimos la bandeja de polvorones en el horno a 200ºC y cocinamos hasta color un ligero color tostado, entre 5 y 10 minutos dependiendo del horno y la altura a la que coloquemos la bandeja; dejamos reposar dentro del horno unos minutos para que terminen de cocinarse por dentro y los sacamos para dejar enfriar totalmente (en esta parte del proceso debemos tener bastante cuidado ya que son muy frágiles hasta que se endurecen un poco).

Ya fríos los espolvoreamos con azúcar glacé.

Listos para consumir, muy ricos.

No hay comentarios :