jueves, 27 de marzo de 2014

Bollos de canela

Bollos de canela; cinnamon buns
Bollos de canela
Sabor intenso a canela. No podía ser de otra forma con ese nombre; y es que además de una pequeña cantidad de la misma en la masa, el relleno es simplemente eso, canela en polvo.

Con poco que hayamos navegado por los diferentes blogs de cocina los habremos visto, sin duda, pues la primera vez suelen llamar la atención por su presentación, una serie de rollos de masa dispuestos verticalmente y unidos entre sí; los podemos encontrar con nombres tales como bollos, rollos o enrollados de canela, y en su versión anglosajona como cinnamon buns, rolls, sticky buns... no dejan de ser una masa enriquecida tipo brioche, quebrada o similar untada con el relleno que más nos guste (dulce o salada) y enrollada sobre sí misma para hacer un largo cilindro que cortamos en porciones más pequeñas y distribuimos en el molde en forma vertical antes de hornear. Un concepto sencillo, que al llevar a la práctica podemos complicar en la medida que queramos dependiendo del tipo de masa que hagamos, más o menos grasa y por tanto más o menos pegajosa.

En este caso simplemente espolvoreo con canela la masa antes de enrollarla y la cantidad de azúcar en la misma es mínima; para dorar la superficie, en lugar de pintar con huevo he empleado leche condensada, diferente y con un resultado bastante satisfactorio.

Ingredientes:
Nº raciones: 3-4

  1. 200 gr. de harina de fuerza
  2. 2 gr. de levadura seca de panadero
  3. 25 ml. de leche
  4. 25 ml. de agua
  5. 10 gr. de azúcar
  6. 1 huevo (L)
  7. 100 gr. de mantequilla
  8. 1 pizca de sal
  9. canela en polvo
  10. leche condensada


Elaboración:
Mezclamos la leche y el agua y calentamos mínimamente; deben estar tibias, a no más de 40ºC. Reservamos.

Batimos el huevo con la sal y reservamos.

En un recipiente amplio mezclamos 160 gr. de harina, la levadura, el azúcar y un poco de canela en polvo (justo para aromatizar ligeramente la masa); añadimos la mezcla de agua y leche y mezclamos con la ayuda de una espátula.

Cuando la harina haya absorbido el líquido, lo cual será muy rápido por ser muy poca la cantidad del mismo, añadimos el huevo batido y trabajamos hasta conseguir formar una masa homogénea, cuando incorporamos la mantequilla troceada y fría.

Es ahora cuando comienza a complicarse la elaboración de la masa, pues la mantequilla hará que se vuelva pegajosa y difícil de trabajar, así que actuaremos rápido con intervalos de amasado y reposos de varios minutos para evitar que coja demasiada temperatura la mantequilla por nuestro calor corporal, dificultándose la tarea. Podemos ir añadendo algo más de harina, según nos admita la masa (en mi caso he incorporado unos 50 gr. más de los 160 iniciales).

Una vez que tenemos una masa uniforme y suave la hacemos una bola y depositamos en un bol ligeramente engrasado, cubrimos con film transparente y dejamos fermentar en un lugar templado; al ser muy grasa tardará en crecer, así que en torno a 2,5 - 3 horas para al menos doblar su volumen.

Echamos la masa sobre papel de hornear y la extendemos con la ayuda de un rodillo dando forma rectangular; facilitamos enormemente la tarea si la cubrimos con film transparente antes de aplicar el rodillo. Una vez extendida retiramos el film, espolvoreamos la superficie con canela molida y enrollamos formando un cilindro con la ayuda de la lámina de papel sobre la que tenemos la masa.

El cilindro que tenemos lo cortamos en porciones que depositamos en posición vertical en el molde que vayamos a emplear, previamente engrasado o forrado con papel de hornear; no es necesario que queden muy apretados entre sí los rollitos. Lo dejamos reposar en torno a 30 - 40 minutos, cubierto con un trapo, hasta que vuelvan a crecer y se hayan juntado entre sí debidamente.

Regamos la superficie con un poco de leche condensada y horneamos a unos 150ºC durante 15 minutos (en horno de convección, si es de resistencias habrá que aumentar el tiempo y la temperatura), hasta dorarse por la superficie.

Dejamos templar unos minutos dentro del horno antes de retirarlos y dejar enfriar totalmente antes de consumirlos. Buenísimos.

No hay comentarios :