lunes, 3 de marzo de 2014

Huevos fritos con patata

Huevos fritos con patata; potatoes and eggs
Huevos fritos con patata
Patatas y huevos, una combinación perfecta que podemos preparar de muchas formas más o menos sencillas (en tortilla, fritos, a la importancia...) pero siempre sabrosas; en esta ocasión una receta diferente a medias, pues los huevos van fritos del modo tradicional pero la patata la cocino de modo diferente.



Es "sencilla" la receta, y lo pongo entre paréntesis porque unos buenos huevos fritos, con toda la simplicidad que aparentan en el plato no son tan fáciles de dejar en condiciones; como todo, con la práctica se mejora, por supuesto, pero tantas cosas pueden salir mal... si los queremos con la puntilla tostada corremos el peligro de quemarla y estropear el sabor del huevo frito, si los cocinamos en mucho aceite quedarán demasiado grasos, si nos pasamos se cuajará en exceso la yema.

Las patatas fritas no las suelo preparar, aunque de vez en cuando tampoco sientan mal. Como en el caso de los huevos, es complicado dejarlas poco grasientas, aunque estas las podemos dejar reposar en papel absorbente para eliminar el exceso de aceite (o si las cocinamos en una freidora las podemos dejar escurriendo en el cestillo); otra cosa es dejarlas con la textura ideal, crujientes por fuera pero tiernas y jugosas por dentro, que aunque en principio no es complicado sí resulta laborioso: hay quien las fríe 2 veces (según tengo entendido), aunque para mí es más sencillo cocerlas primero y luego escurrirlas muy bien para secarlas en condiciones y freír en aceite bien caliente creando la capa externa crujiente y tostada. Para servir, aunque está muy buenas espolvoreando un poco de sal por encima, tampoco es que sea lo más sano.

Propongo con esta receta una forma diferente a la par que sencilla de prepararlas, que aunque no se puede comparar con unas buenas patatas paja fritas tampoco puedo decir que sea mejor ni peor, simplemente diferente: cocerlas para machacarlas y hacer una especie de torta que pasamos por la plancha para dorar por ambas caras y dar un punto crujiente.

Ingredientes:
Nº raciones: 1

  1. 2 huevos
  2. 250 - 300 gr. de patatas
  3. sal
  4. pimentón
  5. cayena molida (opcional)


Elaboración:
Pelamos la patata, la cachamos y la cocemos del modo que más nos guste con un poco de agua, sal y la cayena molida en caso de que la queramos dar un toque sabroso, un poco picante; una vez lista la machacamos con un tenedor o similar, como si fuesemos a hacer un puré de patata hasta tener una masa más bien seca. Si necesitásemos añadir algo de líquido porque queda demasiado seca podemos elegir ente un poco de caldo de la cocción o un poco de leche.

Una vez machacada la damos forma de torta y la cocinamos a la plancha, en una sartén o plancha antiadherente simplemente pintada con un poco de aceite. Ya está cocinada la patata, así que con tostarla por la superficie puede valer, y ello lo conseguimos con el fuego alto; volteamos una vez tostada la primera de las caras y tostamos la otra. Reservamos.

Cocinamos los huevos echando un poco de aceite (poco, no es necesario ahogarlos en el mismo) en la sartén y cuando esté caliente los freímos al gusto de cada uno añadiendo unos granos de sal sobre las yemas: con puntilla, con la yema a medio cuajar...

Para emplatar podemos colocar los huevos sobre la torta de patata, espolvoreando un poco de pimentón dulce por encima de los mismos.

No hay comentarios :