lunes, 31 de marzo de 2014

Pudin de cacao

Pudin de cacao; cocoa pudding
Pudin de cacao
Pudding, en inglés, es un postre dulce y por eso llamo así a esta receta ya que poco tieneque ver con el pudin como lo conocemos aquí o el pan de Calatrava, que viene a ser lo mismo. No es una receta de aprovechamiento, pues las magdalenas las he comprado expresamene para preparar el dulce en lugar de emplear las que se empiezan a poner duras; y es que, ¿por qué esperar o dejar que se resequen y endurezcan?

He variado totalmente la forma de cocinar este pudin respecto a la versión clásica, así que ni he preparado un batido en el que sumerjo las magdalenas ni lo he horneado. He preparado una crema de cacao, ligera, con la que he bañado las magdalenas y he dejado reposar para que éstas absorban el líquido y el sobrante se cuaje obteniendo al final una especie de natila que podemos dejar más o menos espesa con trozos de magdalena esponjosa y jugosa; sencillo.

La crema de cacao no es más que una crema pastelera a la que he añadido cacao en polvo, puro; además la cantidad de azúcar empleada es mínima, 10 gr. para 3 raciones, por lo que no podemos decir que sea un dulce excesivamente calórico.

En cuanto a la presentación prefiero hacerla individualmente, por lo que en cada ración lleva una magdalena de buen tamaño y su crema de cacao.

Ingredientes:
Nª raciones: 3

  1. 2 yemas (L)
  2. 3 magdalenas grandes
  3. 10 gr. de maizena
  4. 5 gr. de cacao puro en polvo
  5. 10 gr. de azúcar
  6. 5 ml. de extracto de vainilla
  7. 300 ml. de leche


Elaboración:
Comenzamos preparando las magdalenas quitándolas la tulipa, rompiéndolas en tres o cuatro trozos que depositamos en recipientes individuales.

Separamos claras y yemas; reservamos las claras para otra receta y echamos las yemas en la cazuela donde vayamos a cocinar la crema. Incorporamos la maizena, el cacao, el azúcar y la vainilla y mezclamos bien con unas varillas hasta tener una crema densa y sin grumos.

Añadimos la leche, mezclamos con la ayuda de las varillas y llevamos al fuego, a potencia media, donde cocinamos removiendo para evitar los grumos hasta que comienza a espesar la crema, en torno a diez minutos para estas cantidades.

Repartimos el preparado en los recipientes donde tenemos las magdalenas troceadas y dejamos entibiar antes de introducir en el frigorífico, tapado con film transparente, para que termine de cuajar la crema.

Un pecado.

No hay comentarios :