martes, 11 de marzo de 2014

Sotoserrano - Caminomorisco

Marcha ciclista Sotoserrano - Caminomorisco
Sotoserrano - Caminomorisco
El pasado domingo se celebró una nueva edición de la marcha ciclista de montaña Sotoserrano - Caminomorisco, su vigésimo segunda (22ª) edición ya, siendo una de las más antiguas de España; yo la conozco desde hace unos quince años y son pocas las ediciones que me he perdido desde entonces.

Los parajes por los que discurre son espectaculares, a caballo entre las provincias de Salamanca y Cáceres, en las inmediaciones de las sierras de Francia, Hurdes, Batuecas... en su mayoría por pistas en medio del bosque principalmente de pinos, con desniveles relativamente suaves y dos opciones de recorrido, el normal con poco más de 60 km y salida y llegada en Sotoserrano y la versión corta de 37 km para los que no quieren o no se atreven con tanta distancia con inicio y fin en Riomalo de Abajo.

Los organizadores lo tienen claro y quieren dar a la marcha un carácter familiar, una jornada en la que puedan disfrutar tanto asíduos de la bicicleta como gente que se está iniciando; en definitiva, quieren promover un estilo de vida, un deporte con el que disfrutar del entorno que nos rodea, quieren CREAR AFICIÓN.

Siempre me he decantado por la opción larga, mis primeros años más en solitario aunque lo normal es que sea con los amigos y compañeros de club, sin prisas ni piques, a nuestro ritmo; y este año, por primera vez, he hecho la versión corta, con toda la calma del mundo y acompañado por 2 personas llenas de ilusión que te contagian probablemente sin darse cuenta. Lo cierto es que en las últimas ediciones esa ilusión, esas ganas no eran las mismas; me apuntaba más por inercia que otra cosa, siendo casi e único motivo (y más que suficiente, por cierto) el pasar el día en compañía de los amigos.

Y cuando el pasado Diciembre en una de las típicas cenas de Navidad estas dos amigas comentaron que por segundo año querían hacer la marcha y que quién se animaba a hacerla no tuve que pensarlo, inmediatamene me apunté. Una nueva experiencia, una forma diferente de hacer la marcha se mostraba ante mis ojos y de nuevo las ganas e ilusión por hacerla me invadieron. Ellas piensan que tengo mucha paciencia por ir a su ritmo, que me "retrasan", pero se equivocan porque montar en bici con ellas es diferente, igual que cuando salgo solo en bici entre semana y cuando lo hago los domingos con el grupo de amigos, cada situación es única y se monta de forma diferente, siempre aprendiendo cosas, por cierto.

La verdad es que verlas cómo se esfuerzan, el interés y ganas que ponen, cómo van aprendiendo con la experiencia adquirida no tiene precio, y si ellas piensan que yo les aporto algo no es nada en comparación con lo que ellas me enseñan y ofrecen a cambio.

No hay comentarios :