jueves, 3 de abril de 2014

Bollos de leche al vapor, rellenos

bollos de leche; dairy buns
Bollos de leche al vapor
Cuando vi la receta en directo al paladar supe que la iba a probar, no por la masa (he hecho una de pan, básica, aunque sustituyendo el agua por leche) sino por la técnica de cocción, pues nunca se me había ocurrido cocinar unos panecillos al vapor. El resultado me sorprendió gratamente, de manera que ya los he hecho en un par de ocasiones y habrá más; obtenemos unos bollos esponjosos y tiernos, aunque para nada crujientes, no nos llevemos a engaños.

Hay que admitir que visualmente no son atractivos una vez cocinados pues la masa es de color pálido, hasta el punto de dar la impresión de estar cruda porque con este método de cocción no se doran; siempre se puden pasar por el gratinador antes de servirlos para adquirir un tono más apetecible al tiempo que se calientan, como hacen en la versión original.

Los podemos hacer normales, como unos panecillos de leche o bollos de hamburguesa, o los rellenaremos de lo que más nos guste, no habiendo más límite que nuestra imaginación: dulces, salados, agridulces... he rellenado unos de jamón cocido con membrillo, otros con queso y miel, chocolate rallado o en virutas...

Si hacemos en exceso los podemos envolver en film transparente al sacarlos de la vaporera y congelarlos para futuras ocasiones; en el momento que los queramos comer sólo hay que sacarlos un par de horas antes del congelador y calentarlos ligeramente en el microondas, pasarlos por la plancha o gratinarlos.

Muy buenos, de verdad.

Ingredientes:
Nº raciones: 7-8 panecillos
Para la masa

  1. 290 gr. de leche
  2. 450 gr. de harina panadera
  3. 6 gr. de sal
  4. 1 sobre de levadura seca de panadero (5,5 gr.)

Para el relleno

  1. queso
  2. membrillo
  3. jamón cocido
  4. ...


Elaboración:
Calentamos ligeramente la leche para que esté tibia, sin llegar a superar los 40ºC pues impediría la acción de la levadura; disolvemos la sal en ella.

Tamizamos la harina en un recipiente suficientemente amplio y le añadirmos la levadura mezclándola bien; vertemos la leche en la harina y trabajamos con la ayuda de una espátula hasta que se vaya haciendo una masa que podamos trabajar a mano, cuando la depositamos en la mesa de trabajo para comenzar a amasar manualmente del modo habitual hasta conseguir que sea suave y lisa.

Formamos una bola con la masa y la dejamos reposar en un bol ligeramente engrasado y tapado con film transparente en un lugar templado hasta al menos doblar el volumen; dependerá de la temperatura, pero en torno a un par de horas, algo menos.

Ya fermentada la masa la volvemos a depositar en la mesa de trabajo, donde con la ayuda de un rodillo la extendemos dando forma rectangular y la dividimos en las porciones de las que haremos los rollitos.

Colocamos en cada rectángulo de masa el relleno que hayamos decidido, dulce o salado, lo enrollamos cerrando bien los bordes y vamos depositando lo rollitos en el recipiente de la vaporera suficientemente separados entre sí. Los dejamos reposar en torno a treinta o cuarenta minutos para que vuelvan a aumentar de volumen y cocinamos al vapor durante treinta minutos; una vez pasado el tiempo los dejamos reposar otros diez minutos antes de sacarlos y dejarlos entibiar y secarse al aire.

Listos para saborear, mejor templados.

No hay comentarios :