lunes, 21 de abril de 2014

Torrijas, al horno

Torrijas, al horno; torrijas, in the oven
Torrijas, al horno
Mi recuerdo de las torrijas en la infancia consiste en un perol lleno de ellas sumergidas en leche con canela dentro del frigorífico; me encantaban, y cuando íbamos a coger alguna a lo largo del día no me echaba leche porque no me gustaba, pero las torrijas... siempre jugosas entre otras cosas gracias al baño en que estaban sumergidas.

De hecho, hasta que no las vi a la venta por primera vez en pastelerías y panaderías "en seco" nunca pensé que se pudieran servir así, sin leche. Por eso este año he querido hacerlas del modo tradicional para mí, o casi, porque no las he hecho fritas sino al horno evitando así parte de las grasas de la fritura.

El problema de cocinarlas al horno es que pueden quedar más secas, pero empapándolas bien antes del rebozado en huevo nos aseguramos que durante el horneado no se van a secar; además, el posterior baño en que las vamos a tener hasta degustarlas nos va a garantizar que estarán jugosas. Otro inconveniente del horno es que se tuestan sólo por una cara, para lo que debemos darlas la vuelta si queremos que estén doradas por ambas, cosa que yo no he hecho, por cierto.

La leche habitualmente se aromatiza con limón y canela, al menos en mi familia, pero a falta del primero lo sustituí por naranja y el resultado ha sido buenísimo, aportando un toque totalmente diferente.

Ingredientes:
Nº raciones: 4-5

  1. Pan en barra, del día anterior (500 gr.)
  2. 700 gr. de leche
  3. 80 gr. de azúcar
  4. 1 rama de canela
  5. canela en polvo
  6. piel de una naranja
  7. 2 huevos (L)


Elaboración:
Lavamos y secamos la naranja y cortamos la piel a tiras con ayuda de un pelador para evitar la parte blanca, que amarga; la incorporamos a una cazuela en la que también echamos la leche, el azúcar y la rama de canela, removemos para diluir el azúcar y calentamos a fuego medio sin llegar a alcanzar la ebullición. Cocinamos durante unos minutos, apartamos la cazuela del fuego y dejamos templar.

Mientras se enfría y aromatiza la leche vamos cortando el pan en rebanadas no muy gruesas, de entre uno y dos centímetros; batimos los huevos y forramos la bandeja del horno con papel de hornear para evitar que se peguen las torrijas a la misma.

Con la leche ya a temperatura ambiente retiramos la piel de la naranja y la rama de canela y vamos sumergiendo las rebanadas de pan en ella, empapándolas bien. Según las vamos sacando del baño de leche las dejamos escurrir un poco el exceso de líquido, las rebozamos en el huevo batido y las vamos disponiendo en la bandeja forrada.

Una vez esté completa la bandeja la introducimos en el horno, que ya tenemos caliente, y cocinamos a unos 190ºC durante 10-15 minutos, hasta comenzar a dorarse la superficie. Sacamos la bandeja del horno, dejamos templar y cuando las podamos manejar las vamos disponiendo en una cazuela por capas, espolvoreando con canela en polvo. Una vez colocadas todas las torrijas echamos por encima la leche que nos sobró del baño (incluso podemos aromatizar y añadir un poco más) y reservamos en el frigorífico hasta consumir.

Jugosas, riquísimas.

No hay comentarios :