lunes, 9 de junio de 2014

Enduro

Verea del Correo
Hace un mes nos desplazamos a las Hurdes para hacer una ruta por la senda de Alfonso XIII afrontando el Pico de Las Carrascas por sus 2 caras y fue enctonces cuando germinó la idea de diseñar otra ruta similar pero moviéndonos por 2 valles diferentes; empezaron a surgir ideas por encima de por donde podían discurrir los diferentes tramos, pero hasta que no te pones frente al mapa y comienzas a dibujar el track no ves la complicación que conlleva.

Nadie me lo pide y yo solo me meto en los berenjenales, así que empecé a revisar tracks propios y ajenos para visionarlos sobre el mapa y diseñar un recorrido. Conocer el terreno ayuda, pero aún así me ha llevado casi un mes dar con una opción asequible para lo que pretendíamos, y es que unir o enlazar tracks es sencillo, pero que el resultante sea viable es otra cosa; los kilometrajes no pueden ser muy elevados porque el desgaste es alto y el ritmo lento por las características del terreno; bajadas largas en torno a 20-30 minutos implican ascensiones de más de una hora, pues hay que ganar bastante altura y tanto el subir como el bajar consume muchas energías.

El resultado final creo que ha sido satisfactorio para todos, con una jornada dura por no decir que muy dura, casi 6 horas encima de la bici para 38 km; no han sido 6 horas de pedaleo, por supuesto, pero todo cuenta. Comenzamos subiendo desde Nuñomoral con rampas iniciales del 15% de desnivel para entrar en calor (la mañana es fresca) que luego se suavizan hasta el 8-10%; 10 km sin zonas de descanso que en cerca de una hora nos llevan hasta el comienzo del primer descenso por la Verea del Correo, que ya habíamos hecho en una ocasión hace un par de años. Esta bajada es divertida, no muy rápida, revirada entre pinos casi en su totalidad aunque hacia el final encontramos tramos más pedregosos; el desnivel es pronunciado y se hace complicado controlar la bici porque el suelo está cubierto de agujas secas de los pinos que impiden una mínima tracción de los neumáticos.

Terminamos en Cerezal para comenzar un nuevo ascenso, ahora al mismo Pico de Las Carrascas del mes pasado por la misma pista que hemos afrontado en otras ocasiones, larga y a la que no se le ve el final, con temperaturas rondando los 30ºC y sin sombras en el camino. Personalmente me gusta y me encuentro cómodo con esta temperatura, pero lo habitual es que la gente sufra en exceso con el calor.

Llegamos tarde arriba, a las 15:00 horas aproximadamente, con las fuerzas bastante mermadas, pues hemos comenzado a pedalear a eso de las 10:30 de la mañana y tras unos momentos de descanso y alguna barrita energética comenzamos el descenso, en esta ocasión con un tramo diferente para alargarlo y que hace que varíe el tipo de firme que encontremos, con tramos como el primer descenso más rápidos con curvas cerradas entre pinos y con poco agarre y otros por senderos más pedregosos con algún pequeño repecho.

La parte final de la ruta la hacemos por carretera para disfrutar de un bien merecido banquete, donde cada uno ha puesto un poco y hemos repuesto fuerzas a base de tortilla, queso, hornazo, butifarra... y dulces, por supuesto.
El track se puede ver AQUÍ.

No hay comentarios :