jueves, 5 de junio de 2014

Ensalada de judías negras y champiñones

Ensalada de judías negras y champiñones; black beans and mushroom salad
Ensalada de judías negras y champiñones
Diferente esta ensalada templada en la que cocinamos los ingredientes por separado para juntarlos en el momento de emplatar y servir. De hecho las judías son aprovechadas de una receta anterior, aunque siempre podemos cocerlas expresamente para la ocasión, o cocer cantidad de más pensando en una segunda receta con ellas; de forma orientativa, la cantidad requerida para esta receta es más o menos media ración de judías. Igualmente la cebolla caramelizada la tenemos preparada de antemano, lo que nos ahorra gran cantidad de tiempo.

Los champiñones son los que realmente cocinamos en el momento, debidamente lavados y laminados hay que tener en cuenta que al saltearlos reducirán bastante su volumen por la pérdida de agua. Los servimos calientes sobre los otros ingredientes a temperatura ambiente, el contraste de sabores y temperaturas está garantizado.

Es una receta relativamente rápida de preparar, sabrosa y nutritiva; una forma de comer legumbres ahora que llega el calor sin la pesadez de los platos de cuchara calientes propios del invierno.

Ingredientes:
Nº raciones: 1

  1. 100 gr. de judías negras cocidas
  2. cebolla caramelizada (cantidad al gusto)
  3. 150 gr. de champiñones laminados
  4. AOVE
  5. sal
  6. pimienta negra
  7. perejil


Elaboración:
Partimos de la premisa que tenemos cocinadas tanto las judías como la cebolla caramelizada.

Ponemos a calentar un wok en el fuego a máxima potencia y cuando haya adquirido una temperatura alta añadimos los champiñones lavados y pelados, un chorro de aceite de oliva y una pizca de sal; cocinamos hasta evaporar todo el agua que suelten los champiñones y estén tostados, ligeramente crujientes.

En el plato de servicio hacemos una cama con la cebolla caramelizada sobre la que disponemos las judías, y encima de estas los champiñones; aplicamos un poco de pimienta negra recién molida, unos granos de sal gorda y decoramos con unas hojas de perejil. Regamos con un hilo de un buen AOVE y servimos templada.

Diferente y muy rica.

No hay comentarios :