jueves, 26 de junio de 2014

Patatas al queso

patatas al queso; cheesy potatoes
Patatas al queso
Las patatas son un ingrediente que nos da mucho juego en la cocina, pues las podemos emplear como plato principal, como guarnición o para una tapa; hay multitud de formas y técnicas de cocinarla, aunque suele ocurrir que en la mayoría de las ocasiones terminamos preparándolas de la misma manera. Paa conseguir esas patatas ligeramente crujientes por fuera pero jugosas en su interior lo que hago es cocerlas primero hasta estar tiernas, y tras escurrirlas debidamente las salteo en un poco de aceite bien caliente para tostar la superficie.

En otras ocasiones es la salsa la que hace diferente al plato, siendo completamente distintas unas patatas bravas que unas con salsa ali-oli por ejemplo, y seguramente en ambos casos las cocinemos de la misma manera. Esta vez las hago con una salsa sencilla y rápida de cocinar, de queso de oveja curado, añejo; un queso que vi en un supermercado de mi población y que me sorprendió gratamente.

Al ser un queso añejo, bastante seco, lo debemos picar muy fino o mejor rallar para fundirlo sin dificultas en la salsa, a base de leche en lugar de nata buscando que sea algo menos calórica de lo que suelen ser habitualmente.

Ingredientes:
Nº raciones: 2 (como guarnición)

  1. 350-400 gr. de patatas
  2. Queso de oveja (Entrepinares, añejo de leche cruda)
  3. 125 ml de leche
  4. sal
  5. pimienta negra


Elaboración:
Lavamos, pelamos y cortamos las patatas en dados de un tamaño medio, en torno a un par de centímetros; las cocemos con un poco de sal por el método que más nos guste hasta estar tiernas pero no excesivamente blandas, que no se deshagan. las reservamos escurriendo mientras preparamos la salsa.

Picamos muy fino el queso, o mejor lo rallamos, y lo incorporamos en una cazuela junto con la leche y un poco de pimienta negra; cocinamos mientras removemos para que se disuelva el queso hasta obtener una salsa cremosa y sin grumos; la retiramos del fuego y la reservamos manteniéndola caliente.

Calentamos un poco de aceite en una sartén y cuando haya cogido temperatura salteamos la patatas hasta adquirir un tono dorado, ligeramente tostado.

Emplatamos y servimos en una bandeja o similar, con la salsa en un recipiente independiente para que cada comensal se sirva la cantidad que quiera.

Muy buenas.

No hay comentarios :