lunes, 7 de julio de 2014

Cerezas confitadas

Cerezas confitadas; candied cherries
Cerezas confitadas
Temporada de cerezas y me encuentro con toda una caja llena de ellas bien gordas, de intenso y brillante color burdeos, dulces... así que alguna receta debo preparar en las que incluirlas; me pongo a buscar y encuentro una que tenía guardada del blog "Mil Recetas Mil Proyectos" para "por si acaso"... y menudo descubrimiento.

Aunque las he versionado a mi manera, sin azúcar ni mantequilla, quedan muy sabrosas y tan tiernas que prácticamente se deshacen en la boca; además la salsa con que las regamos antes de servirlas no sólo refuerza su sabor sino que empapa la rebanada de pan dándole un sabor diferente; eso sí, debemos tener cuidado de añadir la salsa en el momento en que las vamos a servir si no queremos que el pan recién tostado se reblandezca y pierda ese punto crujiente que tanto gusta.

Ingredientes:
Nº raciones: 2 tostas

  1. 2 rebanadas de pan
  2. 15-20 cerezas, según tamaño
  3. 100 ml. de vino blanco
  4. 1/2 cc de maizena
  5. 75 ml. de agua


Elaboración:
Lavamos las cerezas, las deshuesamos con ayuda de un deshuesador y las cortamos por la mitad; las ponemos al fuego en una sartén junto con el vino, llevamos a ebullición y dejamos cocinar a fuego medio hasta estar tiernas.

Retiramos las cerezas de la sartén reservándolas, pero dejamos en la misma el jugo que han soltado junto con el vino que no se ha consumido e incorporamos el agua con la maizena previamente disuelta en ella. Cocinamos a fuego medio hasta que la salsa espese, cuando apagamos el fuego pero mantenemos la sartén en el fogón para conservarla caliente.

Tostamos las rebanadas de pan y disponemos encima de ellas las cerezas; finalmente regamos con la salsa y servimos al momento, templadas, diferentes y muy ricas.

No hay comentarios :