jueves, 10 de julio de 2014

Crêpes, rellenos de nocilla

Crêpes de nocilla
Crêpes rellenos de nocilla
Más sencillos de cocinar de lo que pueda parecer, sólo necesitamos una buena sartén antiadherente lo más baja posible de borde, una buena espátula y un mínimo de práctica que iremos adquiriendo rápidamente. Y además dan mucho juego, pues el relleno lo podemos hacer tanto dulce como salado y la única diferencia a la hora de preparar la masa es añadir o no el azúcar.

En el desayuno, en la merienda o en un postre, los preparamos relativamente rápido; la sartén la calentamos bien y engrasamos ligeramente antes de comenzar a echar la masa siempre en pequeñas cantidades, lo justo para cubrir el fondo y los voletamos cuando vemos que la superficie inferior del crêpe está debidamente cuajada, comenzando incluso apreciarse seca la cara superior si no queremos arriesgarnos a que se nos rompa durante la operación. Según los vamos retirando de la sartén los reservamos apilados para que conserven mejor la temperatura.

Para el relleno podemos emplear los ingredientes que más nos gusten; en esta ocasión me he decantado por un poco de nocilla (o nutella, según los gustos) y espolvoreado la superficie una vez plegado el crêpe con canela en polvo que le aporta un toque espectacular.

Ingredientes:
Nº raciones: 6 crêpes

  1. 1 huevo (L)
  2. 65 gr. de harina
  3. 165 gr. de leche
  4. 25 gr. de mantequilla (fundida)
  5. 15 gr. de azúcar
  6. 1 pizca de sal
  7. nocilla
  8. canela en polvo (opcional)


Elaboración:
Echamos la mantequilla en el vaso de la batidora y la fundimos en el microondas; en mi caso para este peso han sido suficientes 10 segundos a 300 watios. Cascamos e incorporamos el huevo en el mismo vaso y a continuación la harina, azúcar, sal y leche; mezclamos todo con la batidora de brazo hasta obtener un batido líquido, fino y sin grumos. Dejamos reposar unos minutos para que se eliminen las burbujas de aire que se hayan podido formar.

En una buena sartén antiadherente echamos una gota de aceite suave (podemos sustituir por mantequilla) y lo extendemos por toda la base con la ayuda de un pincel. Calentamos a fuego medio.

Una vez que ha adquirido temperatura la sartén echamos una pequeña cantidad del batido, lo justo para cubrir la superficie, y dejamos cocinar hasta cuajar y tostar ligeramente la cara inferior, cuando volteamos el crêpe con la ayuda de una espátula. Cuando se haya cocinado la otra cara la retiramos de la sartén, repitiendo el proceso hasta terminar todo el batido.

Al servir los crêpes (recién hechos) los vamos untando con un poco de nocilla a temperatura ambiente, los plegamos y dejamos que se funda la crema con el calor del mismo del crêpe. Espolvoreamos un poco de canela molida y... no dejamos ni las migas.

Espectaculares.

No hay comentarios :