jueves, 31 de julio de 2014

Ensalada de garbanzos

Ensalada de garbanzos; chickpea salad
Ensalada de garbanzos
En contra de lo que mucha gente pueda pensar las legumbres no sólo se preparan como un plato contundente para reconfortarnos y hacernos entrar en calor los días fríos de invierno, sino que las podemos preparar en ensaladas (frías o templadas) más ligeras y seguir comiéndolas en verano, resultando comidas sanas y para nada pesadas.

En esta ocasión una ensalada en la que podemos preparar la mayoría de los ingredientes uno o dos días antes y simplemente la montamos en el momento de comer; podemos elegir entre servirla fría o jugar con los contrastes térmicos salteando los garbanzos unos momentos para disponerlos templados sobre una cama de verduras pochadas y surimi desmenuzado fríos; me he decantado por saltear los garbanzos en esta ocasión.

Aunque en la relación de ingredientes aparecen 1,5 cebollas y un pimiento rojo no empleo la totalidad para este plato, sino que una vez cocinado reservo el sobrante para otros preparados; una forma de optimizar tiempo y recursos en la cocina...

Ingredientes:
Nº raciones: 1

  1. 50 gr. de garbanzos (antes de hidratar y cocer)
  2. 1,5 cebollas
  3. 1 pimiento rojo
  4. 1-2 palitos de surimi
  5. sal
  6. perejil picado
  7. reducción de vinagre balsámico
  8. AOVE

Elaboración:
El día anterior podemos preparar tanto las verduras como los garbanzos; cortamos en juliana la cebolla y el pimiento debidamente despepitado y los cocinamos juntos a fuego medio con un poco de sal y aceite (lo justo para que no se nos peguen a la cazuela) y la tapadera puesta, removiendo de vez en cuando hasta estar blandos y con un color ligeramente tostado, unos 30 - 35 minutos. Por su parte cocemos los garbanzos previamente hidratados durante al menos 12 horas, 30 minutos en abundante agua y un poco de sal en la olla express. Los reservamos hasta el momento de su consumo.

Para el montaje del plato hacemos una cama con las verduras y encima disponemos el surimi desmenuzado; al tiempo hemos puesto a calentar una sartén con una gota de aceite y una vez alcanzada una buena temperatura salteamos los garbanzos debidamente escurridos durante un par de minutos. Los emplatamos y servimos al momento espolvoreando un poco de perejil picado y regando con un hilo de reducción de balsámico para decorar y un buen AOVE para potenciar sabores.

Muy buena.

No hay comentarios :