jueves, 3 de julio de 2014

Tostas de queso a la plancha y aliño de hierbas

Tosta de queso a la plancha; pan-fried cheese toast
Tosta de queso a la plancha
Queso añejo pasado por la plancha y servido sobre una rebanada de pan tostado... es cierto que ya tengo en el blog otra tosta de queso y podría parecer repetitivo, pero es increíble cómo con tan pocos ingredientes es posible hacer las cosas de forma tan diferente cambiando el modo de cocinarlos y cómo no, la procedencia de los mismos.

La idea de esta receta la saqué de "directo al paladar", uno de los blogs que visito con freceuncia y me sirven de inspiración; aunque en la versión original se emplea un queso fresco, todo lo lo contrario al utilizado por mí.

El queso lo cocinamos en un momento, pues con la plancha bien caliente enseguida comienza a fundirse, así que es conveniente tener preparados todos los ingredientes antes de arrimarnos a los fogones si no queremos echar a perder la receta, ya que si dejamos pasar mucho tiempo desde que cocinamos el queso hasta que lo servimos se volverá correoso y difícil de masticar.

Para la vinagreta de hierbas no indico cantidades más allá de la clásica proporción de AOVE y vinagre, y es que al final cada uno añadiremos las cantidades en función de nuestros gustos personales, así como el tipo de hierbas a incorporar. Lo que no olvido es la sal, omitida con toda la intención porque el queso curado es probable que sea algo salado y es mejor quedarse corto y tener que añadirla al final a dejar salada la tosta.

Ingredientes:
Nº raciones: 2

  1. 2 rebanadas de pan
  2. 2 rebanadas de queso (añejo de oveja)
  3. orégano
  4. tomillo
  5. romero
  6. pimienta negra
  7. AOVE
  8. vinagre


Elaboración:
Comenzamos con el aliño para que se aromatice debidamente el aceite; en un recipiente echamos a partes iguales un poco de orégano, tomillo y romero secos, molemos encima un poco de pimienta negra e incorporamos vinagre y AOVE en una proporción 1:3. Mezclamos bien y reservamos.

Tostamos el pan, y mientras tanto vamos calentando una sartén antiadherente y cortando el queso en rebanadas de medio centímetro de grosor aproximadamente; con la sartén caliente añadimos el queso y cocinamos unos momentos, hasta que comienza a fundirse, cuando lo volteamos. Vemos que el queso suelta su propia grasa y se va fundiendo.

Retiramos el queso de la sartén, con cuidado pues se ha vuelto bastante delicado, y lo colocamos sobre las rebanadas de pan. Finalmente con ayuda de un pincel pintamos el queso con la vinagreta de hierbas.

Servimos al momento.

No hay comentarios :