jueves, 28 de agosto de 2014

Pastel de cebolla

Pastel de cebolla; onion pie
Pastel de cebolla

Un pastel de masa ligeramente crujiente y con el sabor dulzón que aporta la cebolla confitada del relleno; sin duda una comida diferente que nos puede servir tanto para un día de campo como para un aperitivo o un entrante.

Más sencillo de elaborar de lo que pueda parecer, podemos hacer el relleno con antelación, el día antes, por ejemplo; lo mismo ocurre con la masa, de forma que dejemos para el último momento el montaje y horneado del mismo si lo queremos reciente... o lo cocinamos también antes, pues nos aguantará perfectamente de un día para otro. Sólo hay que organizarse.

Para la masa me he inclinado en esta ocasión por una harina integral, pero podemos emplear tranquilamente una mezcla de diferentes harinas según el toque que le queramos dar.

Ingredientes:
Nº raciones: 1
Para la masa:

  1. 110 gr. de harina integral
  2. 70 gr. de agua
  3. 15 gr. de AOVE
  4. sal

Para el relleno:

  1. 1 cebolla mediana
  2. vino blanco
  3. salsa de soja


Elaboración:
Para la masa:
Echamos en un bol la harina y la sal y mezclamos; seguidamente añadimos el AOVE (aceite de oliva virgen extra) y el agua y mezclamos con la ayuda de una espátula o cucharón de madera hasta tener una masa que podamos trabajar a mano, cuando la echamos sobre la mesa de trabajo (ligeramente enharinada si la masa que tenemos aún está pegajosa) y amasamos hasta tener una masa firme, suave y homogénea.

Hacemos una bola con la masa, la envolvemos en film transparente y refrigeramos al menos durante media hora.

Para el relleno:
Cortamos la cebolla en juliana fina y la ponemos a cocinar en una cazuela o sartén antiadherente con un poco de aceite a fuego suave junto con un chorreón de vino blanco; ponemos la tapadera y dejamos que se vaya haciendo poco a poco, removiendo de vez en cuando.

Cuando comience a coger un tono ligeramente dorado añadimos la salsa de soja; la cantidad al gusto, aunque sin excedernos si no queremos dejar salada la cebolla. Removemos y terminamos de cocinar hasta estar bien blanda y de color oscuro la cebolla, aunque a partir de ahora deberemos estar más pendientes porque el líquido se consumirá rápidamente y si no la removemos se nos pegará y quemará la parte inferior.

Cuando la tengamos lista la retiramos del fuego y dejamos escurriendo en un colador mientras se enfría para que no empape la masa cuando montemos el pastel.

Para el montaje:
Dividimos la masa en 2 porciones más o menos iguales y las extendemos con la ayuda del rodillo dándolas forma circular y con un grosor en torno a medio centímetro.

Extendemos la cebolla, ya fría, sobre la que será la base dejando un poco de espacio en el borde; disponemos encima el otro disco de masa, presionamos ligeramente sobre el relleno y sellamos los bordes haciendo un pequeño pliegue y presionando (como si de unas empanadillas se tratase).

Colocamos el pastel en la bandeja, sobre una lámina de papel de hornear o de silicona; hacemos unos cortes en la superficie para permitir salir el vapor y lo pintamos con un poco de aceite o huevo batido. Cocinamos en el horno que hemos calentado previamente; 20 minutos a 180ºC más 5 minutos finales a 250ºC con el grill encendido para dorar la superficie.

Retiramos del horno cuando esté debidamente dorado, dejamos entibiar y servimos.

Muy sabroso.


No hay comentarios :