jueves, 7 de agosto de 2014

Pizza de lomo y queso

Pizza de lomo y queso; loin and cheese pizza
Pizza de lomo y queso
Casera, ni comida rápida ni comida basura. Con una masa fermentada en frío (en el frigorífico) durante 36 horas para hidratar bien el glúten de la harina y que la podamos estirar con mayor facilidad, además de conseguir que su sabor sea más marcado.

En lugar de untar la base con salsa de tomate lo que hago es cubrirla con rodajas de tomate natural cortadas muy finas, casi transparentes, y hornear unos minutos para comenzar a cocer la masa de pan y deshidratar el tomate intentando conseguir al final una masa crujente por fuera. Finalmente sólo queda sacar la pizza del horno, colocar el resto de los ingredientes del relleno, los que más nos gusten, junto con las especias y terminar de hornearla.

Dejando entibiar la pizza sobre una rejilla antes de comerla conseguimos terminar de darle ese toque ligeramente crujiente que tanto vamos buscando en estos preparados.

Ingredientes:
Nº raciones: 1 pizza pequeña-mediana

Para la masa

  1. 140 gr. de harina de fuerza
  2. 95 gr. de agua
  3. 2 gr. de levadura seca
  4. 2 gr. de malta enzimática
  5. 6 gr. de AOVE
  6. 3 gr. de sal

Para el relleno

  1. 1 tomate pequeño
  2. lomo embuchado
  3. queso azul
  4. queso de oveja curado
  5. tomillo


Elaboración:
Comenzamos con la masa, mezclando la harina con la levadura y la malta y añadiendo el agua y el AOVE; mezclamos bien hasta tener una masa más o menos homogénea y añadimos la sal. Amasamos durante unos minutos hasta conseguir que la masa sea firme y suave, cuando la damos forma de bola y la depositamos en un recipiente engrasado con un poco de aceite, lo cubrimos con film transparente y dejamos fermentar de forma lenta en el frigorífico durante al menos 24 horas (36 en mi caso).

Fermentada la masa la retiramos del frigorífico y la depositamos en la superficie de trabajo enharinada, espolvoreamos un poco más de harina sobre la masa para poder trabajarla sin que se nos pegue y la damos forma de bola con cuidado de no desgasificarla en exceso; la dejamos coger la temperatura ambiente durante un rato, entre media hora y una. Finalmente extendemos la masa a mano, dándola la forma de la base, más o menos circular, y la depositamos sobre la bandeja del horno en que la vayamos a cocinar.

Cortamos el tomate en rodajas lo más finas que podamos y las repartimos por toda la superficie de la pizza. La introducimos en el horno bien caliente y cocinamos a 225ºC durante 5 ó 6 minutos, hasta que veamos que comienza a dorarse la masa.

Retiramos la pizza del horno con cuidado de no quemarnos y repartimos sobre ella el resto del relleno: el lomo cortado en tiras finas, espolvoreamos un poco de tomillo seco, cubrimos con un unas láminas finas del queso de oveja y finalmente desperdigamos unos trozos de queso azul cremoso.

Horneamos a 200ºC durante 12-15 minutos hasta estar tostada la masa y debidamente cocinado el relleno, con los quesos fundidos y dorados.

Sacamos la pizza del horno y la dejamos entibiar sobre una rejilla para que quede más crujiente mientras baja la temperatura a un punto que la podamos comer sin quemarnos.

Servimos al momento. Una delicia.

No hay comentarios :