jueves, 25 de septiembre de 2014

Crema cuajada de cabra

Crema cuajada de cabra; goat cheese curd
Crema cuajada de cabra

Probablemente la encontremos en el recetario particular de muchos cocinillas, con diferentes nombres más o menos descriptivos, pero he querido dar una vuelta de tuerca con un sabor más pronunciado a esta receta sencilla y rápida como pocas.

He empleado como espesante la cuajada, aunque bien podemos sustituirla por gelatina (cambiando la textura final, eso sí) o eliminarla de la ecuación, cociendo el batido hasta engordar más allá de lo que lo haríamos con unas natillas o una crema pastelera.

Comentaba que mi intención ha sido dotar al postre en un sabor más marcado de lo habitual y por ello he sustituido el clásico y por otro lado más lógico queso fresco tipo Burgos por uno de cabra, y no de rulo, más suave, sino por un queso de cabra tierno. Lo he conseguido, pero también le he dado un sabor inesperado para un postre y es probable que haya a quien no le guste, pues el sabor lo asociaremos con un plato salado.

En cuanto al edulcorante, me he decidido a introducirlo en lugar del azúcar para rebajar en cierto modo el aporte calórico, dando una alternativa a aquellos que vigilan la cantidad de calorías que consumen. En el caso de emplear azúcar lo incorporaremos a la receta al principio, junto con el huevo, leche y queso en lugar de una vez cocinado.

Ingredientes:
Nº raciones: 1

  1. 150 gr. de leche
  2. 50 gr. de queso de cabra tierno
  3. 1 huevo (L)
  4. edulcorante
  5. 1/3 sobre de cuajada (Royal)


Elaboración:
En la misma cazuela que vayamos a llevar al fuego echamos el huevo, 100 gr. de leche y el queso de cabra troceado y lo trituramos con la batidora de brazo dejando un batido fino y sin grumos. Llevamos la cazuela al fuego y cocinamos a potencia media hasta llegar a ebullición, removiendo de vez en cuando para que no se pegue al fondo.

En un vaso disolvemos la cuajada en la leche que hemos reservado y las incorporamos a la cazuela con el batido una vez que comienza a hervir. Mezclamos bien y volvemos a llevar al fuego, nuevamente hasta la ebullición y removiendo de vez en cuando; retiramos del fuego y añadimos el edulcorante (unas gotas son suficientes).

Vertemos sobre el recipiente en que lo vayamos a servir y dejamos enfriar a temperatura ambiente. una vez tibia refrigeramos hasta el momento de consumir.

Muy fácil, más sabrosa.



No hay comentarios :