jueves, 4 de septiembre de 2014

Torre de crêps y fruta

Torre de crêps y fruta; crêps and fruit tower
Torre de crêps y fruta

Sencillo, sabroso, atractivo... para comenzar el día de la mejor manera. El mayor inconveniente, relativo, es que requiere un poco de tiempo para cocinarlo a pesar de su baja o nula dificultad por lo que no es el ideal para aquellos que se levantan con la hora pegada, a no ser, claro, que haya quien se lo prepare; porque es un plato para tomar recién preparado, templado aún.

Lo primero que cocinamos es la fruta por ser lo que más tiempo requiere, a fuego suave y con la sartén tapada para que poco a poco se vaya pochando en sus propios jugos, endulzándose con sus propios azúcares; si la sartén es antiadherente no necesitaremos añadir ninguna grasa o simplemente manchar el fondo con un poco de mantequilla o un aceite suave para curarnos en salud. Al tapar la sartén conseguimos mantener el nivel de humedad suficiente para que la fruta esté siempre jugosa e iremos removiendo de vez en cuando para que se cocine por igual por todas partes. Sólo será al final cuando añadamos algún aromatizante si queremos darle algún toque especial, ese aroma a hierbas que tanto nos puede gustar o el toque de la canela siempre agradecido.

Los crêps sólo requieren un poco de paciencia al tener que ir preparándolos de uno en uno, aunque la dificultad es nula. Si queremos ganar un poco de tiempo podemos incluso preparar el batido la noche anterior y dejarlo reposar debidamente tapado; si no, en el momento, que no nos lleva más de 10 minutos mezclar los ingredientes.

Y a la hora de servirlos un poco de chocolate fundido, azúcar glas cubriendo la superficie, un sirope o mi debilidad, un poco de miel.

Ingredientes:
Nº raciones: 2

Para los crêps:

  1. 1 huevo (L) 
  2. 65 gr. de harina 
  3. 165 gr. de leche 
  4. 25 gr. de mantequilla (fundida) 
  5. 15 gr. de azúcar 
  6. 1 pizca de sal

Para el relleno:

  1. 1 manzana
  2. 1 pera
  3. tomillo seco

Elaboración:
Comenzamos pelando la fruta, descorazonándola y cortándola en láminas finas, procurando que tengan el mismo grosor. La incorporamos a la sartén que hemos puesto a calentar previamente y siempre a fuego medio-bajo y con la tapadera puesta; de vez en cuando la removemos con cuidado con la ayuda de una cuchara de madera. Cuando la tenemos casi en su punto, blanda pero sin llegar a deshacerse, incorporamos el tomillo seco y lo integramos bien removiendo un poco con la cuchara.

Apagamos el fuego y mantenemos sobre él la sartén con la tapadera siempre puesta para conservar caliente la fruta.

Lo siguiente es preparar los crêps, y según los vamos retirando de la sartén los colocamos en el plato de servicio extendidos. Mientras cocinamos el siguiente vamos cubriendo la superficie del que acabamos de cocinar con un poco de la fruta que tenemos reservada. Repetimos la operación hasta terminar el batido y la fruta, siempre coronando con un crêp.

Es al servir cuando cada comensal añade la cobertura que más le guste.

Muy fácil.


No hay comentarios :