lunes, 20 de octubre de 2014

Crema de garbanzos con morcilla

Crema de garbanzos con morcilla; Chickpea cream with blood sausage
Crema de garbanzos con morcilla

Unos garbanzos cocinados del modo habitual,en la olla express pero pasados luego por la batidora para presentarlos en forma de crema; el plato de toda la vida presentado en un formato un poco diferente para hacer más ameno el momento de comerlo.

La morcilla empleada en esta ocasión, al estilo asturiano, es de sabor totalmente diferente a otras probablemente más habituales como la de arroz. No es un ingrediente para comer a diario por su gran contenido en grasas, pero de vez en cuando no hace daño, y cocinándola como lo he hecho, en el microondas, conseguimos eliminar parte de esas grasas al tiempo que le demos una textura similar a una fritura. La otra opción de cocinarla, la clásica, es añadiéndola a los grarbanzos para cocerla con ellos; al final es cuestión de gustos, y en esta ocasión quería diferenciar bien los sabores cocinando cada ingrediente por su lado.

Es muy fácil esta receta, y la única previsión que debemos tener es la de poner a remojo los garbanzos, así que animos a hacerla; os gustará.

Ingredientes:
Nº raciones: 2

  1. 175 - 200 gr. de garbanzos
  2. 1 pimiento choricero
  3. 1 hoja de laurel
  4. 1 morcilla asturiana
  5. sal
  6. AOVE


Elaboración:
Lo primero es poner a remojo los garbanzos unas 12 horas antes de cocinarlos; luego simplemente los escurrimos y aclaramos y echamos en la olla express con la hoja de laurel, sal y el pimiento choricero, que aunque está seco sólo le he quitado las pepitas del interior y no lo he hidratado previamente; cubrimos con un poco de agua y cocinamos según las indicaciones del paquete de garbanzos, en mi caso 30 minutos desde que sube el pitorro de la olla.

Cumplido el tiempo dejamos que pierda la presión la olla antes de abrirla. Echamos entonces los garbanzos y el pimiento choricero en el vaso de la batidora y batimos hasta conseguir una crema fina; vamos incorporando caldo de la cocción lo vayamos necesitando para conseguir la textura de la crema deseada, más o menos espesa.

Pinchamos la morcilla con un cuchilo a lo largo de la superficie, la envolvemos en papel absorbente y la cocinamos en el microondas un minuto a potencia máxima; la dejamos reposar un poco dentro del mismo y cuando la sacamos vemos que el papel está completamente impregnado de la grasa que ha soltado la morcilla al cocinarse; la desenvolvemos, cortamos con ayuda de un cuchillo de sierra para que no se nos desmenuce mucho (con el microondas la hemos deshidratado en parte, como si la hubiésemos frito pero eliminando gran parte de su grasa) y emplatamos.

Añadimos la crema a la morcilla, decoramos con un hilo de AOVE y tal vez un poco de perejil (al gusto) y servimos.

Sencillo y sabroso.


No hay comentarios :