jueves, 23 de octubre de 2014

Gigli con salsa de almendras

Gigli con salsa de almendras; Gigli with almond sauce
Gigli con salsa de almendras

Esta es una pasta con formas onduladas y acaracoladas, de superficie rugosa perfecta para retener la salsa en su superficie, de manera que cada porción que llevamos a la boca resulta jugosa y con todo el sabor de la salsa.

Me he inclinado en esta ocasión por una salsa que no requiere ser cocinada y por tanto rapidísima de preparar, de manera que podemos tener el plato listo para ser servido en el tiempo justo que se necesita para llevar a ebullición el agua más los pocos minutos de cocción indicados por el fabricante de la pasta para tenerla en su punto.

Para aquellos que por el motivo que sea no coman ajo o prefieran evitarlo es meor que no lo incorporen como ingrediente de salsa, pues es uno de los sabores que predominarán al final. Y sobre la textura de la misma, más o menos espesa, siempre podremos dejarla en el punto exacto que busquemos pues vamos añadiendo la leche mientras batimos los ingredientes, y por tanto agregamos la cantidad justa requerida; lo mismo ocurre con dejarla más o menos fina.

Es una receta ideal para cuando apenas disponemos de tiempo para preparar un plato muy elaborado pero no queremos renunciar a comer caliente.

Ingredientes:
Nº raciones: 1

  1. 100 gr. de Gigli vegetales
  2. 6-7 almendras, tostadas
  3. 1 diente de ajo
  4. 1 cs de AOVE (15 gr.)
  5. 1 cc de pan rallado (5 gr.)
  6. 25 gr. de queso (cheddar)
  7. leche
  8. orégano picado
  9. 1 hoja de laurel
  10. pimienta negra
  11. sal


Elaboración:
Ponemos a calentar una cazuela con abundante agua y el laurel, y cuando alcance la ebullición incorporamos la pasta y la sal, removemos para que no se pegue y dejamos cocer bajando la potencia del fuego a la mitad durante el tiempo recomendado por el fabricante, en este caso 5 minutos. Una vez cocidos los gigli los escurrimos y reservamos.

En un recipiente alto echamos las almendras, el aceite, el pan rallado, un poco de pimienta negra recién molida y el queso picado fino. Comenzamos a batir con la batidora de vaso mientras vamos incorporando la leche poco a poco y en cantidad al gusto para conseguir la textura de salsa deseada, más o menos espesa.

Emplatamos la pasta y regamos con la salsa por encima, espolvoreamos un poco de orégano seco y servimos.

Fácil y rápido.


No hay comentarios :