lunes, 6 de octubre de 2014

Sandwich caliente de plátano

Sandwich caliente de plátano; warm banana sandwich
Sandwich caliente de plátano

Sandwich muy sencillo de preparar y con mucho sabor; podemos ver infinidad de versiones en la web, muchas veces untado el pan con crema de cacahuete (sobre todo en versiones americanas).

El pan se tuesta relativamente rápido, así que si queremos que no se nos queme antes de conseguir templar el relleno del sandwich es importante que todos los ingredientes empleados se encuentren a temperatura ambiente.

Durante la degustación encontraremos el sabor del plátano predominando sobre el resto de sabores, potenciado con el dulce de la miel; es esta una de las razones por las que la fruta no debe estar excesivamente madura, para evitar que resulte empalagoso. Y si el pan de molde a emplear no es un pan blanco (en mi caso pan de centeno) aportará matices diferentes de sabor, siempre agradecidos.

En cuanto a las texturas, contrastan el pan crujiente con el plátano tierno que con el calor de la plancha casi se deshace en la boca. Muchos matices a apreciar en un sandwich sencillo y con muy pocos ingredientes, ideal para tomar en el desayuno y que nos aporte una buena dosis de energía necesaria para afrontar la jornada.

Ingredientes:
Nº raciones: 2

  1. 4 rebanadas de pan de molde
  2. 1 plátano (grande)
  3. miel
  4. mantequilla


Elaboración:
Pelamos y cortamos el plátano en rodajasde de no más de 0,5 cm. de grosor y las disponemos sobre las rebanadas de pan que harán de base; regamos con un hilo de miel, muy poco, lo justo para aportar un poco de sabor.

Untamos con mantequilla las 2 rebanadas de pan que nos quedan, la que será ca cara externa y tapamos con ellas los sandwiches.

Finalmente, en la sartén o placha que tenemos ya caliente pero a potencia baja colocamos los sandwiches, primero con la superficie impregnada de mantequilla abajo, y cocinamos hasta tener dorada y crujiente esa rebanada de pan. Al hacerlo a fuego lento nos aseguramos que coja temperatura el relleno antes de tostarse en exceso o incluso quemarse el pan (mientras se va cocinando la primera rebanada pordemo untar con mantequilla la superficie de la rebanada superior, con cuidado de no quemarnos con la plancha).

Con ayuda de la espátula volteamos los sandwiches, siempre cuidando que no se desmonten, y repetimos la operación, cocinando hasta estar tostado el pan y el relleno bien templado, lo que lo ablandará lo justo.

Servimos al momento, calientes.

Tremendo.


No hay comentarios :