lunes, 10 de noviembre de 2014

Tosta de huevo, tomate y queso

Tosta de huevo, tomate y queso; Egg, tomato and cheese toast
Tosta de huevo, tomate y queso

Es la hora de preparar la comida y  no tenemos tiempo o ganas de cocinar, o bien no hemos pensado qué vamos a comer y tenemos la mente en blanco... llegados a esta situación lo más normal es abrir la puerta del frigorífico y coger lo primero que veamos para llevarlo a la boca sin pensar, sin disfrutar y casi comiendo compulsivamente; son las comidas menos equilibradas que solemos hacer y si bien no ocurre nada cuando lo hacemos muy esporádicamente el problema viene cuando se convierte en costumbre.

Esta es una solución sencilla a esas situaciones con ingredientes que solemos tener en casa; además podemos sustituir alguno de ellos por otro porque no nos guste o porque no lo tengamos en ese momento, cambiando por completo el plato. En pocos minutos y acompañando de una ensalada tenemos lista una comida ligera.

Sobre los ingredientes empleados no hay mucho que comentar. El pan empleado es pan de molde de centeno, el que suelo comprar en lugar del pan de molde blanco habitual tanto por su sabor como por la consistencia de sus rebanadas; y el añadir un poco de leche (o agua) al huevo para batirlo no es más que para que quede un poco más jugoso.

Punto y aparte merecen la salsa de tomate y el queso; la primera en esta ocasión es completamente casera, hecha en conserva con buenos tomates de huerta. Abrir el tarro y ver la salsa ligeramente grumosa, densa y nada aceitosa nos hace salibar casi de inmediato; nada que ver con una salsa de tomate comprada en el supermercado, por mucho que la etiqueda diga que es casera, ecológica o lo que quiera.

El queso empleado es gorgonzola, azul y cremoso a temperatura ambiente; este queso lo podemos encontrar dulce y picante siendo la diferencia entre ambos el grado de curación del mismo. Por supuesto podemos cambiar de queso, pero lo mejor es que sea de un tipo fundente para que se integre ligeramente con el huevo revuelto únicamente con el calor residual de la satén una vez retirada del fuego.

Ingredientes:
Nº raciones: 2

  1. 2 rebanadas de pan de molde
  2. 1 huevo
  3. 1 chorrito de leche (10-15 gr.)
  4. 30 gr. de salsa de tomate
  5. 75 gr. de queso gorgonzola picante
  6. sal
  7. pimienta


Elaboración:
Tostamos las rebanadas de pan y las reservamos.

Batimos el huevo junto con la leche, la sal y la pimienta y lo echamos en la sartén ligeramente engrasada (lo justo para impregnar la superficie) y ya caliente y cocinamos a fuego medio removiendo hasta comenzar a cuajar; no buscamos hacer una tortilla, sino un huevo revuelto.
Cuando comience a cuajar pero estando aún bastante líquido añadimos la salsa de tomate y cocinamos un poco más para que espese un poco.

Retiramos del fuego e incorporamos el queso troceado removiendo para mezclar todos los ingredientes; con el calor residual terminará de cuajar el huevo, adquiriendo una textura cremosa.

Repartimos sobre las rebanadas de pan y servimos al momento, calientes.

Disfrutad.


No hay comentarios :