lunes, 22 de diciembre de 2014

Cortadillos de cidra

Cortadillos de cidra; spaghetti squash sweets
Cortadillos de cidra

La cidra es una especie de calabaza de piel verde con manchas amarillentas y con su carne de color amarillo pálido se elabora el cabello de ángel; de ahí el nombre de este dulce típico de las provincias de Cádiz y Sevilla principalmente y que tiene su máximo exponente en la localidad de Écija.

Cuando vi los cortadillos de cidra en el supermercado no me pude resistir a probarlos y fue comer el primero y anotar mentalmente que debía buscar la receta para hacerlos yo mismo. No tardé mucho y el resultado es mejor aún que los que compré, más sabrosos y menos pesados.

Las recetas que circulan por la red son casi siempre la misma, excepto alguna excepción como hacer la masa con hojaldre o con una cantidad de azúcar exageradamente alta, no apareciendo versiones y más versiones diferentes como suele ocurrir muchas veces.

Durante el horneado la cocina y todas las dependencias de la casa se impregnan del aroma a anís de la masa y casi dan ganas de comerlos en caliente, recién sacados del horno; pero no, debemos esperar a que se enfríen para cortar las porciones, pues recién cocidos son frágiles y quebradizos.

Ingredientes:
Nº raciones: 15 unidades

  1. 250 gr. de harina
  2. 125 gr. de manteca
  3. 62 gr. de azúcar glas (más cantidad necesaria para espolvorear por encima)
  4. 30 ml. de moscatel
  5. 5-6 gr. de anís en grano (1 cc)
  6. cabello de ángel


Elaboración:
En un recipiente sufientemente grande para poder trabajar la masa con comodidad echamos la manteca a temperatura ambiente, el azúcar, la harina, el anís que previamente hemos majado en el mortero y el moscatel; amasamos primero con una espátula hasta casi haber integrado todos los componentes y poder manejar con cierta facilidad la mezcla, cuando la volcamos en la mesa o encimera y comenzamos a amasar a mano. No es complicado y no nos lleva mucho tiempo conseguir una masa suave, sin grumos y seca con la que hacemos una bola.

Toca extender la masa con el rodillo, que haremos mejor sobre papel de horno o una lámina de silicona para luego manejarla mejor; la damos forma rectangular con un grosor no mayor de 1 cm. Cortamos la masa en 2 mitades iguales.

Sobre una de las planchas de masa extendemos el cabello de ángel cubriendo toda la superficie y seguidamente colocamos encima la otra plancha; lo hacemos con cuidado porque la masa es quebradiza. Colocamos todo el conjunto, que ya tenemos sobre papel o lámina de silicona, en la placa del horno; éste ya lo hemos calentado y cocemos a 200ºC con calor arriba y bajo durante unos 30 minutos, hasta que veamos que se ha dorado la superficie.

Retiramos del horno; en caliente la masa es muy frágil así que no la tocamos hasta que haya entibado, cuando cortamos las porciones cuadradas con la ayuda de un cuchillo de sierra. Espolvoreamos la superficie con azúcar glas y dejamos enfriar por completo antes de consumir o guardar.
Sencillos y muy ricos.


No hay comentarios :