jueves, 4 de diciembre de 2014

Tallarines al ajo

Tallarines al ajo; tagliatelle with garlic
Tallarines al ajo

Esta es una receta muy sencilla y rápida de cocinar para cuando tengamos poco tiempo o pocas ganas de arrimarnos a los fogones. Aún así es muy sabrosa y en contra de lo que dice el título de la entrada el ajo no es el sabor predominante, del que por supuesto podemos aumentar o disminuir su cantidad al gusto del comensal.

La receta la vi en "directo al paladar" una vez más y lo que me llamó la atención fue tanto la sencillez de la misma como la forma de cocinar estos tallarines, no en abundante agua como se suele cocer la pasta sino calculando la cantidad necesaria de líquido para que se consuma en el tiempo en que tendremos lista la pasta. Estos son unos tallarines al huevo que vienen enrollados en nidos en el paquete, así que son ideales para esta receta en la que por la poca cantidad de líquido empleado sería imposible sumergir la pasta estirada.

Si la receta original tiene pocos ingredientes yo la he simplificado aún más, y el resultado ha sido un plato de pasta de sabor mantecoso gracias a la mantequilla incorporada en la cocción y al queso rallado, semicurado y a temperatura ambiente en el momento de utilizarlo para que desprenda todo su aroma.

Ingredientes:
Nº raciones: 1

  1. 75 gr. de tallarines al huevo (en nidos)
  2. 2 dientes de ajo
  3. 200 ml de caldo de pollo (o agua más 1/4 de pastilla de concentrado de caldo)
  4. AOVE
  5. 10-15 gr. de mantequilla
  6. 60-70 gr. de queso rallado
  7. perejil picado


Elaboración:
En una sartén o cazuela baja y de diámetro no muy grande (para que la poca cantidad de líquido cubra los nidos) echamos un poco de AOVE y lo ponemos a calentar mientras picamos finos los dientes de ajo. Agregamos estos a la sartén cuando esté caliente y cocinamos a fuego medio-alto hasta que comiencen a dorarse.

Incorporamos la pasta, la mantequilla y el caldo y cocemos durante 6-8 minutos desde que alcancen la ebullición a fuego medio; más o menos en ese tiempo, el indicado por el fabricante para tener la pasta al punto, se consumirá casi todo el líquido.

Retiramos la cazuela del fuego e incorporamos el queso rallado, mezclamos bien y dejamos reposar un par de minutos para que termine de consumirse el caldo y se asienten los sabores.

Servimos espolvoreando un poco de perejil picado.

Muy ricos y cremosos.


No hay comentarios :