lunes, 8 de diciembre de 2014

Tostas de trucha

Tostas de trucha; Trout toast
Tostas de trucha

Al ver la receta en el blog "Sin salir de mi cocina" me gustó por ser una forma diferente de preparar la trucha, y es que este es un pescado que al final siempre lo termino cocinando de la misma forma: con jamón, a la plancha y poco más. En realidad aquí lo sigo haciendo a la plancha, pero al combinarlo con la cebolla y el pan tostado parece que le damos otro aire.

La receta original está algo más elaborada, pero tampoco quería muchas complicaciones, así que he simplificado al máximo esta tosta que aunque fácil de preparar nos exige un poco más de tiempo que si de una fría se tratase; y es que lo ideal es servirla caliente, con todos los ingredientes recién elaborados.

Lo que más tiempo nos va a llevar es la cebolla, que la cocinamos hasta casi caramelizar para aportar un fondo dulzón a un plato salado en el que también encontraremos contrastes en las texturas con el pan crujiente y el pescado más tierno.

Ingredientes:
Nº raciones: 3-4 tostas
  1. 1 trucha (grande)
  2. pan
  3. 1 cebolla
  4. sal
  5. eneldo picado
  6. AOVE

Elaboración:
Cortamos en juliana fina la cebolla y la cocinamos a fuego medio con un poco de sal en una sartén a la que hemos añadido un poco de aceite y hemos calentado previamente. Salamos y a fuego medio, removiendo de vez en cuando para que no se queme, cocinamos hasta adquirir un tono dorado y casi caramelizamos; si inicialmente tapamos la sartén favorecemos que se cocine en sus propios azúcares porque impedimos que se evapore el líquido que va soltando. Al final del proceso, siempre el más delicado porque es cuando más riesgo corremos de que se nos pegue y queme, destapamos y estamos más pendientes removiendo con más frecuencia. Una vez apagamos el fuego la reservamos manteniendo caliente.

Tostamos las rebanadas de pan en el horno, tostador o a la plancha por ambas caras.

Lavamos la trucha y secamos bien con un poco de papel absorbente o un trapo de cocina limpio, la abrimos y retiramos la espina central con un cuchillo bien afilado. La cocinamos a la plancha, ligeramente impregnada con aceite y bien caliente, primero por la parte de la carne hasta estar bien dorada y luego por la cara de la piel; una vez lista la retiramos del fuego, quitamos la piel (que saldrá con gran facilidad) y cortamos en porciones del tamaño de las rebanadas de pan.

Para el montaje de las tostas regamos el pan tostado con un hilo de AOVE, las cubrimos con la cebolla y finalmente colocamos encima el pescado; espolvoreamos un poco de eneldo piado y servimos al momento, aún calientes.

Muy sabrosas.


No hay comentarios :