lunes, 12 de enero de 2015

Crema de almendras

Crema de almendra; almond curd
Crema de almendras

Postre sencillo que he preparado con restos de pasta de almendras que adquirí para elaborar las sopas de almendra típicas de las fiestas navideñas; si no la encontramos en la pastelería o no nos queremos complicar la vida podemos seguir haciéndolo con azúcar y almendra molida a partes iguales.

Los ingredientes los solemos tener en casa y el tiempo de cocción es reducido; eso sí, debemos dejar enfriar para que termine de espesar y adquiera una textura similar a unas natillas, un poco más espesa.

El sabor como no puede ser de otra forma, a almendra, y a propósito para la decoración he triturado en el mortero unas almendras con la piel incluida, lo que le da un ligero toque amargo y un punto crujiente que contrasta con el dulce y cremosidad propios del postre.

Ingredientes:
Nº raciones: 2

  1. 1 huevo (L)
  2. 250 gr. de leche
  3. 75 gr. de pasta de almendras
  4. 10 gr. de mantequilla
  5. canela en polvo (opcional)
  6. almendras para decorar (opcional)

Elaboración:
En la misma cazuela que vayamos a llevar al fuego batimos el huevo con la leche; incorporamos la pasta de almendras desmenuzada y llevamos al fogón a potencia media cocinando sin dejar de remover con unas varillas para evitar que se formen grumos hasta que comienza a espesar.

Retiramos la cazuela del fuego y seguimos removiendo unos instantes mientras baja un poco la temperatura; añadimos la mantequilla que tenemos a temperatura ambiente y removemos para que se integre bien.

Echamos la crema en los recipientes en que la serviremos y cubrimos con film transparente en contacto con la superficie para evitar que se forme costra. Dejamos enfriar hasta alcanzar la temperatura ambiente antes de introducir en el frigorífico.

En el momento de servir espolvoreamos la superficie con un poco de canela en polvo (o no, según los gustos) y alguna almendra molida. Si las queremos consumir a temperatura ambiente deberemos sacarlas del frigorífico un rato antes.

Tan sencillas como sabrosas.


No hay comentarios :