lunes, 5 de enero de 2015

Nevaditos

Nevaditos;
Nevaditos

Podemos encontrar la receta en infinidad de blogs y libros de cocina. Son un clásico de la repostería y parece que alcanzan su máxima popularidad en Navidades, siendo una alternativa o un complemento a los mantecados y polvorones; de hecho no dejan de ser mantecados, pero recubiertos de azúcar.

Hay muchas recetas y todas muy parecidas, pero me he decantado por la que me pasó Mª José, que tiene su historia. Y es que aprendió a hacerlos de su abuela, quien por lo visto los hacía con las cantidades más o menos a ojo (por la experiencia, sin duda) y para deducir la cantidad necesaria de cada ingrediente lo que hizo fue proporcionarle a su abuela todos los ingredientes necesarios y debidamente pesados; una vez hechos los nevaditos volvió a pesar las cantidades restantes para saber cuánto había empleado de cada uno y poder reproducir la receta con la mayor precisión posible.

Me dio a probar de una remesa y me encantaron, así que decidí probar a hacerlos. Inicialmente me ceñí a la receta que me pasó pero no me quedan tan ricos, así que he decidido versionarlos un poco no para mejorarlos sino para darles un toque diferente; simplemente un poco de anís en grano o matalahúva y espolvorearlos con azúcar glas en lugar de azúcar en grano y cambian totalmente, ni mejores ni peores, diferentes.

Sólo hay que tener un par de aspectos en cuenta, y es que al batir inicialmente todos los ingredientes excepto la harina debemos intentar alcanzar una textura de merengue para que el resultado final no sea excesivamente compacto y para ello o bien tenemos un brazo bien resistente o nos ayudamos de unas varillas eléctricas. El otro punto importante es el del horno, pues si nos pasamos con el tiempo quedarán más duros, casi crujientes, en lugar de deshacerse en la boca.

Ingredientes:
Nº unidades: 24-25

  1. 200 gr. de manteca
  2. 115 gr. de azúcar
  3. 1 huevo (L)
  4. 14 gr. de levadura química
  5. 60 gr. de moscatel
  6. 4 gr. de anís en grano (matalahúva)
  7. 500 gr. de harina de repostería
  8. azúcar glas para espolvorear la superficie


Elaboración:
En un mortero majamos el anís en grano hasta tenerlo bien pulverizado; reservamos.

En un recipiente suficientemente amplio echamos la manteca a temperatura ambiente, el azúcar, el huevo, el moscatel y el polvo de anís y con la ayuda de unas varillas eléctricas batimos hasta tener una crema de textura similar a la de un merengue.

Vamos incorporando la harina mezclada con la levadura poco a poco y trabajando hasta tener una masa lisa y suave, sin grumos. La cantidad de harina puede variar un poco en función de las característicass de la misma.

Hacemos una bola con la masa, la envolvemos en film transparente y refrigeramos al menos media hora (si es más no pasa nada, incluso la podemos dejar de un día para otro).

Retiramos la masa del frigorífico y la extendemos sobre la superficie de trabajo dejándola con un grosor de 1,5-2 cm; en el horno apenas crecerá la masa, por lo que el grosor que le demos ahora será prácticamente el defintivo.

Con la ayuda de un molde, un cortapastas o similar vamos haciendo los nevaditos, que depositamos en la bandeja del horno forrada de papel de hornear, con cuidado de no dejarlos excesivamente juntos entre sí para que no se peguen durante la cocción.

Calentamos el horno y cocinamos a unos 185ºC durante 14-15 minutos (horno de aire; si es de resistencias habrá que subir la temperatura a unos 200ºC y el tiempo se incrementará), hasta comenzar a dorarse. Los retiramos y dejamos enfriar antes de manipularlos, pues en caliente son muy frágiles.

Una vez a temperatura ambiente espolvoreamos con azúcar glas y guardamos hasta su consumo. No durarán mucho.


No hay comentarios :