jueves, 5 de marzo de 2015

Macarrones sabrosos con tomate

Macarrones sabrosos con tomate; savory penne with tomato
Macarrones sabrosos con tomate

En esta ocasión el apelativo "sabroso" es un pequeño eufemismo, una forma de indicar que es un plato ligeramente picante aunque no en exceso, lo justo para dejar un regusto final en la boca, ese ligero hormigueo que no va más allá; nada de saltarse las lágrimas y aumentar la temperatura corporal varios grados ºC.

Por supuesto que siempre podemos prescindir del punto picante, o en el lado contrario ir un poco más allá y hacer un plato auténticamente rabioso, pero sólo busco el punto medio, una forma de dar un toque ligeramente diferente.

Por lo demás el plato no tiene ninguna complicación, con una salsa donde el tomate es el protagonista, con un poco de pimiento verde que aportará un punto ligeramente crujiente si no lo cocinamos en exceso y una nota diferente de color frente al del tomate. A medio camino entre una salsa de tomate tradicional y un plato de pasta alla norma, casi podemos decir que no es una salsa por no ser líquida; pelamos los tomates y los picamos bien finos para cocinarlos hasta perder gran parte de su componente acuoso pero sin llegar a dejarlos completamente secos.

La albahaca fresca picada bien fina, que combina a la perfección con el tomate, terminará de dar el sabor a este plato que podemos cocinar en no más de 25 - 30 minutos en total.

Ingredientes:
Nº raciones: 2

  1. 150 gr. de macarrones
  2. 2 tomates maduros (medianos)
  3. 1 trozo de pimiento verde
  4. 1 diente de ajo
  5. 1 hoja de laurel
  6. albahaca fresca
  7. cayena en polvo
  8. azúcar
  9. sal
  10. Aceite de oliva


Elaboración:
Cortamos el pimiento en tiras finas y estas a su vez las picamos muy finas también; lo echamos a la sartén, que ya tenemos caliente con un poco de aceite de oliva, y cocinamos a fuego medio hasta que se ablande ligeramente.

Pelamos el diente de ajo y lo picamos también muy fino; lo incorporamos a la sartén junto al pimiento.
Pelamos los tomates y los picamos lo más fino posible; los incorporamos a las otras verduras. Añadimos la sal, una pizaca de azúcar para contrarrestar la acidez del tomate y otra pizca de cayena molida (la cantidad de ésta al gusto, o incluso la podemos omitir), y cocinamos a fuego suave removiendo de vez en cuando.

Cuando el tomate está bien blando y casi ha perdido todo el líquido añadimos unas hojas de albahaca fresca picada, removemos para mezclar y reservamos caliente.

Cocemos la pasta en agua hirviendo con una hoja de laurel y una pizca de sal durante el tiempo indicado por el fabricante. La escurrimos y servimos caliente con la salsa por encima; opcionalmente podemos cocer la pasta un poco menos de lo indicado en el envase, la escurrimos y añadimos a la sartén con la salsa, mezclamos bien con la sartén en el fuego para que se termine de cocinar la pasta y servimos caliente.

Sabrosos.


No hay comentarios :