jueves, 7 de mayo de 2015

Pastelitos de queso y cordero asado


Pastelitos de queso y cordero; cheese and lamb cakes
Pastelitos de queso y cordero asado

Aprovechando unos restos de cordero asado he adaptado una receta que encontré en la web de "canal cocina" y que ya había probado a hacer con unos filetes de pavo; la elaboración es muy sencilla y el resultado sorprende.

El sabor en este caso es un poco fuerte, lógico por otra parte por la carne empleada y que no a todo el mundo gusta, pero sustituyéndola por otra cambia totalmente; de hecho, el sabor no se parece en nada cuando lo he hecho con una y otra carne.

Se puede triturar toda la carne con el resto de ingredientes para que la masa resultante sea homogénea o podemos reservar parte y añadirla después de triturar para que al comer los pastelitos encontremos pequeños pedazos; y para el acompañamiento o guarnición me he decantado por cebolla pochada lentamente hasta casi caramelizarla, pero bien se puede optar por alguna salsa, ensalada o unas verduras.

Ingredientes:
Nº raciones: 4 moldes de magdalena

  1. 1 huevo (L)
  2. 20 gr. de harina
  3. 90 gr. de queso crema (light)
  4. 20 gr. de queso Mascarpone
  5. cordero asado (1/2 ración aproximadamente)
  6. 1 cebolla
  7. sal


Elaboración:
Comenzamos cortando la cebolla en juliana fina y pochándola a fuego medio-bajo en un poco de aceite, con la sartén siempre tapada y removiendo de vez en cuando para que no se nos pegue; si vemos que tiende a quedarse muy seca incluso estando tapada podemos añadir un poco de agua. Cocinamos hasta tener un color dorado oscuro, que casi se caramelice en sus propios azúcares. Reservamos.

Desmenuzamos la carne en trozos bastante pequeños y echamos la mitad en un recipiente en el que vayamos a batir los ingredientes; incorporamos el huevo, los quesos, la harina, una pizca de sal y una pequeña porción de la cebolla pochada. Batimos todo bien e incorporamos el resto de la carne desmenuzada mezclando con una espátula o similar.

Echamos la mezcla en los moldes donde vayamos a hornear los pastelitos. Si tenemos pensado desmoldarlos y no son de silicona los engrasamos previamente con un poco de aceite; si los serviremos en los propios moldes (ramequines, por ejemplo) no será necesario este paso. Horneamos a unos 180ºC durante unos 15 minutos, hasta que veamos que se ha dorado la superficie y al pinchar con un palillo lo sacamos limpio.

Retiramos del horno y dejamos templar antes de servir, acompañando de la cebolla pochada o alguna salsa que nos guste más.

Diferentes y con mucho sabor.


No hay comentarios :