jueves, 25 de junio de 2015

Patatas con hígado

Patatas con hígado; Potatoes with liver
Patatas con hígado.

Con  un sabor sorprendente inicialmente gracias o por culpa del zumo de limón y la manzana que le aportan un toque fresco a este guiso realmente sencillo de hacer y sin apenas ingredientes.

Ya hace una temporada que tengo una olla de cocción lenta y he estado probando recetas de todo tipo; realmente son cómodas estas "ollas" con las que prácticamente no tienes más que introducir los ingredientes en ellas y esperar unas pocas horas (o muchas) para tener platos sabrosos sin esfuerzo; como la temperatura de cocción es baja no se alcanza el hervor y por tanto no hay evaporación, cocinando con mucho menos líquido en el que se concentran más los sabores y al que se le suman los jugos que puedan soltar los diferentes ingredientes. Pero todo va en gustos y aunque hay fans incondicionales de ellas a mí me parece que hay recetas que quedan realmente buenas y otras no tanto; personalmente me encanta cómo quedan las patatas, guisadas como en este caso o cocinadas sin ningún tipo de caldo, simplemente impregnadas en una gota de aceite como si de un asado se tratase: tiernas, sabrosas, jugosas... en cuanto a las legumbres, los garbanzos son mis preferidos para cocinar en ella.

En esta ocasión combino la patata con manzana que aportará un poco de jugo y sabor y unos filetes de hígado, que bien podemos sustituir por otra carne si esta nos resulta demasiado fuerte. Todo ello aderezado con un poco de zumo de limón y un pequeño chorro, un hilo de aceite de oliva; el resultado es magnífico, para nada pesado y con mucho sabor.

Ingredientes:
Nº raciones: 1

  1. 2 patatas pequeñas
  2. 2 filetes pequeños de hígado (de cerdo en esta ocasión)
  3. 1 manzana mediana
  4. zumo de 1/2 limón
  5. aceite de oliva
  6. sal
  7. pimienta negra
  8. orégano seco


Elaboración:
Lavamos las patatas, las pelamos y cachamos en trozos menudos que incorporamos a la olla.

Pelamos la manzana, la descorazonamos y cortamos en dados de tamaño similar al de las patatas; los añadimos a la olla junto a las primeras.

Lavamos los filetes, los secamos bien con papel absorbente y cortamos en trozos menudos, de bocado, que sumamos a la mezcla anterior.

Finalmente rociamos el zumo de limón, un hilo de aceite y la sal, mezclamos todo bien y cocinamos durante 2 horas en posición de temperatura alta; calcularemos la hora en que vayamos a comer para que el tiempo de cocción se cumpla una media hora antes, dejando reposar el guiso dentro de la olla mientras va perdiendo temperatura muy lentamente, siempre tapada.

Servimos templado moliendo un poco de pimienta negra y espolvoreando un poco de orégano seco, al gusto.

Mucho sabor.



No hay comentarios :