jueves, 4 de junio de 2015

Sandwich de queso y cebolla caramelizada

Sandwich de queso y cebolla caramelizada; cheese and caramelized onion sandwich
Sandwich de queso y cebolla caramelizada

Para tomar caliente, con el queso a medio fundir y la cebolla templada en contraste con el pan crujiente recién tostado; sólo de pensarlo casi se hace la boca agua.

Cocinar la cebolla nos va a llevar entre 40 y 50 minutos dependiendo de la cantidad que cocinemos, por ello lo mejor es hacer más cantidad de la necesaria y aprovecharla para otros preparados, ya que nos va a aguantar tranquilamente varios días en el frigorífico; de cualquier modo merece la pena cada segundo del tiempo que invertimos en preparar este sandwich, delicioso.

Ya subí la receta de la cebolla caramelizada, aunque si no nos queremos complicar la vida con licores podemos cocinarla sin más ingredientes que la propia cebolla, un chorro de vinagre o limón que añadimos casi al final de la cocción (cuando ya va estando dorada la cebolla) y la cucharada de azúcar que incorporamos en los últimos momentos, con el conjunto de un color tostado que dan ganas de comerlo directamente, para teminar de caramelizar y dar el punto de sabor final. Cocinándola siempre en la cazuela o sartén tapada probablemente no sea necesario incorporar líquido alguno, aunque debemos estar pendientes de remover de vez en cuando para que no se nos pegue.

Inicialmente no iba a añadir ninguna fruta, albaricoque en esta ocasión, pero aprovechando que estamos en temporada fue abrir el frigorífico y verlos ahí, casi pidiéndome que los emplease en la receta; así que no me pude resistir.

Ingredientes:
Nº raciones: 2

  1. 4 rebanadas de pan (tipo hogaza, o el que más nos guste)
  2. 2 lonchas de queso fundente (de oveja en esta ocasión)
  3. cebolla caramelizada
  4. 1 albaricoque


Elaboración:
Lo primero es preparar la cebolla, aunque si hemos sido previsores la podemos haber cocinado algún día antes.

Cortamos la lonchas de queso, con un grosor en torno a 0,5 centímetros y reservamos; lavamos el albaricoque, lo abrimos por la mitad con la ayuda del cuchillo, quitamos el hueso y lo cortamos en láminas no demasiado finas.

Cortamos el pan y pasamos al montaje del sandwich: sobre una rebanada de pan disponemos una de las lonchas de queso, encima la mitad de las láminas de albaricoque y cubrimos con la cebolla caramelizada; cerramos el sandwich con otra rebanada de pan y procedemos del mismo modo para preparar el otro.

Tostamos los sandwiches ya montados, bien en la sartén o plancha debidamente pinceladas de aceite para que no se nos pegue, en el grill o en el hormo con la función de gratinar; según el método empleado deberemos voltearlos para tostarlos por ambas caras.

Servimos al momento, calientes.

Sin igual.


No hay comentarios :