miércoles, 21 de octubre de 2015

Manzanas rellenas de crema de queso

Manzana rellena de crema de queso; Cream cheese apple
Manzana rellena de crema de queso

Sencillas, igual que su elaboración; fusión de dos postres clásicos para conseguir algo totalmente diferente y original que probablemente sorprenda a la mayoría. Vi la receta en un blog alemán, Lisbeths, y no me pude resistir a coger la idea para versionarla.

A la hora de cocinar el postre he buscado que el componente más delicado, la crema de queso, esté en su punto justo de cocción, penalizando un poco la textura clásica más blanda de unas manzanas asadas hasta el punto de casi no conseguir mantener la forma. Así la fruta hace de perfecto contenedor para la crema, y no por ello la percibiremos como poco cocinada; al mismo tiempo obtenemos un contraste de texturas donde la fruta es más firme frente al relleno cremoso.

La cantidad de azúcar empleada en la crema de queso no es excesiva, lo que me permite caramelizar un poco sobre la superficie con la ayuda del soplete justo antes de servir las manzanas sin miendo a que resulte empalagoso por el exceso de dulce.

Por último, aunque lo he cocinado en una olla de cocción lenta (slow cooker), lo podemos hacer perfectamente en el horno a unos 180-190ºC en bastante menos tiempo, algo menos de media hora (siempre dependiendo del horno).

Ingredientes:
Nº raciones: 2

  1. 2 manzanas (Golden)
  2. 60 gr. de queso crema
  3. 45 gr. de queso Mascarpone
  4. 1 yema (L)
  5. 15 gr. de azúcar


Elaboración:
Mezclamos en un recipiente los quesos y el azúcar hasta tener una crema homogénea; añadimos entonces la yema de huevo y volvemos a mezclar hasta integrar por completo todos los ingredientes. Debemos obtener una crema más bien espesa que reservamos mientras preparamos la fruta, lo que la hará espesar un poco más.

Lavamos las manzanas (las utilizaremos con la piel) y las descorazonamos con el accesorio correspondiente. Con un cuchillo agrandamos la apertura superior y las vaciamos con una cucharilla o un sacabolas; no es necesario dejar excesivamente finas las paredes.

Colocamos las manzanas en un recipiente adecuado y taponamos el orificio inferior de las mismas con un poco de su propia carne; rellenamos con la crema de queso y cocinamos en la slow cooker a temperatura alta durante 2 horas.

Retiramos las manzanas cocinadas y dejamos enfriar a temperatura ambiente; ya tibias las cambiamos de recipiente pues durante la cocción habrán soltado algo de agua y refrigeramos hasta su consumo envueltas en film transparente, mejor de un día para otro.


No hay comentarios :