miércoles, 2 de diciembre de 2015

Tortilla de patata CRUDA

Tortilla de patata cruda; raw potato omelette
Tortilla de patata cruda

Tal cual, la patata (y cebolla si procede) se añade cruda a los huevos batidos para que se cocine al mismo tiempo que cuaja la tortilla; para conseguir esto son necesarias 2 premisas: que la patata sea cortada muy fina, casi transparente, para reducir al máximo su tiempo de cocción y que cocinemos la tortilla a temperatura muy baja para que los huevos no cuajen antes de estar en su punto la patata. Teniendo en cuenta que el huevo comienza a cuajar a partir de unos 62-63ºC nos hacemos una idea de lo largo del proceso, aunque merece la pena.

Ni mucho menos es una ocurrencia mía esta receta y aunque hace poco que supe de ella resulta que es típica en algunas zonas de Ávila. Al saber que la solía hacer mi abuela y oyendo tanto a mi madre como algunas tías recordarla supe que la iba a hacer; en casa de una prima también la suelen preparar, así que la pregunté sobre ella y he aquí el resultado: una tortilla más ligera por la ausencia casi total de grasas y con todo el sabor de la tortilla de patata; por cierto, con esta técnica de elaboración cobra especial importancia la calidad de los ingredientes a emplear.

Mi prima me indicaba que a la hora de batir los huevos es mejor hacerlo separando yemas y claras para casi montar estas últimas; yo lo he llevado al extremo y las he montado con las varillas eléctricas casi hasta el punto de nieve aunque no es necesario tanto. Y sobre el aceite, todo el que se usa es para manchar la superficie de la sartén con la ayuda de un pincel de silicona o impregnándola con una servilleta de papel para evitar que se pegue la tortilla.

Toda la referencia que he encontrado en internet es en el blog de Obandullo, con un método de cocción algo menos laborioso; merece la pena ver el video que tiene.

Ingredientes:
Nº raciones: 1-2

  1. 2 huevos (L)
  2. 1 patata pequeña
  3. cebolla
  4. sal
  5. pimienta negra
  6. leche o agua


Elaboración:
Pincelamos la sartén con un poco de aceite y la ponemos a calentar en el fuego a mínima potencia mientras preparamos la tortilla.

Pelamos la patata y la cortamos muy fina, casi transparente, con la ayuda de una mandolina y la lavamos y escurrimos bien para que no se peguen las rodajas entre sí; igualmente cortamos muy fina la cebolla y separamos las diferentes capas. Finalmente mezclamos bien la patata y la cebolla y reservamos.

Separamos claras y yemas de los huevos; en el recipiente donde tenemos las yemas añadimos una pizca de sal, pimienta negra recién molida al gusto y un chorrito de leche (o agua), no más de un par de cucharadas; lo batimos bien y añadimos la mezcla de patata y cebolla amalgamando todo el conjunto. Reservamos.

Con la ayuda de unas varillas eléctricas montamos las claras, casi a punto de nieve, y las añadimos al batido de yemas y patata/cebolla; mezclamos con cuidado, como si de un bizcocho se tratase.

Echamos la mezcla en la sartén, la tapamos y cocinamos a fuego mínimo volteando la tortilla cada 10-15 minutos para evitar que se cocine en exceso la base y quede cruda la patata. Cuando vemos que al pinchar la tortilla con un palillo o la punta de un cuchillo el relleno está cocinado retiramos la sartén del fuego.

Servimos la tortilla caliente o dejamos enfriar, según los gustos.


No hay comentarios :